Local

La capitalidad cultural, nuevo ring político

La preferencia entre Córdoba y Málaga encara a los partidos.

el 17 abr 2010 / 18:58 h.

TAGS:

La ministra de Cultura, González-Sinde, en la Casa de la Aduana.

La competición entre Córdoba y Málaga en su batalla por lograr la Capitalidad Europea en 2016 está avivando el debate territorial que divide a las provincias andaluzas, aquel que se mueve por el origen de cada dirigente, las preferencias y los agravios usados como arma arrojadiza. Todo comenzó el jueves cuando el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), se quejó de la parcialidad del Gobierno andaluz, cuyas instituciones, dijo, benefician a Córdoba, pese a que oficialmente la Junta defiende su neutralidad en el debate. De inmediato, el vicesecretario del PSOE-A, Rafael Velasco, cordobés, contestó con una encendida defensa de su cuidad. "Es que tengo clarísimo que son bastantes los kilómetros de ventaja que tenemos [por la candidatura de Córdoba], desde el respeto más absoluto a las demás candidaturas, incluida la otra andaluza", dijo.


El PP entendió estas palabras como una "afrenta a los malagueños" aunque Velasco emitió una nota en la que defendía que sólo reprochaba a De la Torre su falta de compromiso con la capitalidad y la falta de inversiones del ayuntamiento en esta empresa. La Junta, insistió el consejero de Cultura, el malagueño Paulino Plata, da un apoyo "activo y equilibrado" a las dos ciudades, informó El País.


Pero ese tira y afloja, lejos de calmarse, se reanudó ayer con una doble ofensiva del PP. En un acto en la capital costasoleña, De la Torre exigió a Velasco una "rectificación urgente" por "apoyar con todas sus fuerzas" a Córdoba. "Si no, que dimita", insistió. No se trata de "victimismo", sino de "una defensa a ultranza de los intereses de los malagueños", que están siendo "maltratados". Completó el ataque el presidente regional del partido, Javier Arenas, quien calificó de "ofensa" las palabras de Velasco y le reclamó que "pida perdón" por su "sectarismo".


A la pelea se sumó IU, que anunció ayer que va a estudiar en su próximo órgano ejecutivo su apoyo a la candidatura cordobesa. "Si se llega a la conclusión de que Córdoba es la mejor candidata, por todo lo que se ha hecho, se votará", refrendó su coordinador federal, Cayo Lara, de visita en la ciudad, arropado por el alcalde, su compañero Andrés Ocaña. IU ha hecho bandera de su gestión en la ciudad califal en esta escalada hacia la capitalidad y, pese a la "prudencia para no entrar en guerras internas" mostrada por Lara, en las palabras del coordinador regional, Diego Valderas, se entreveía esa defensa. "Córdoba va por delante en el ofrecimiento a Andalucía y a España, tiene la mejor oferta cultural e incluso se ofreció a compartir la candidatura con otras ciudades", enfatizó. Y Lara, animado por su colega, se mostró a continuación más explícito: "Hay que decidir qué ciudad merece nuestro apoyo, pero Córdoba es la mejor candidata sin menospreciar a las demás".


Ocaña quiso enfriar la polémica recordando que "lo peor que pueden hacer las ciudades es entrar en una dinámica de competitividad", que poco provecho ha dado a la comunidad. Córdoba, Málaga y las otras 13 ciudades españolas que aspiran a ser elegidas por la UE, persiguen un fin "noble" pero hay que defenderlo "con respeto". La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, de visita en Málaga, se limitó a recordar que su papel ha de ser el de "equidistancia y neutralidad". De momento, en la web de la iniciativa, las andaluzas están casi empatadas en preferencia, con un 9,56% de los votos para Córdoba y un 9,08% para Málaga. Gana la encuesta Oviedo, con un 15%.

  • 1