sábado, 19 enero 2019
20:57
, última actualización
Deportes

La cara B del conflicto económico entre los futbolistas y el Betis

Los profesionales han hecho sus cuentas y ven que algunos canteranos recién renovados ganarán más que ellos. Ese trasfondo paraliza la renovación de Varela.

el 07 may 2014 / 00:02 h.

Varela, con Matilla en un entrenamiento del primer equipo / Kiko Hurtado Varela, con Matilla en un entrenamiento del primer equipo / Kiko Hurtado El director deportivo del Betis, sea cual sea el elegido y sobre todo el que acepte la propuesta del consejo de administración, tendrá por delante una tarea hercúlea: reconstruir una plantilla que no ha demostrado ser válida para Primera y que por pura inercia está condenada a experimentar una gran remodelación a lo largo del verano. En primer lugar, por el final de contrato o cesión de hombres como Amaya, Salva Sevilla, Juan Carlos, Baptistao o N’Diaye. Y en segundo, porque muchos de los que seguramente contarán para el jefe del departamento deportivo tendrán que aceptar lo que ellos mismos firmaron en su día, es decir, la famosa rebaja de sueldo por haber perdido la categoría. Esa reducción alcanza en algunos casos el 50% de la ficha, como ya es conocido. El problema, otro más, es que varios de esos futbolistas han hecho sus cálculos y se han dado cuenta de que pasarán a cobrar menos que algunos de los jóvenes canteranos a quienes el Betis está renovando desde hace meses. Este trasfondo es el que paraliza por ahora la renovación de otro de los valores más prometedores de los escalafones inferiores, Francisco Varela. El lateral zurdo, un habitual en las convocatorias de las selecciones nacionales, termina su relación contractual con el club donde se ha formado el próximo 30 de junio. El Betis, por supuesto, cuenta con él y pretende renovar ese vínculo. De hecho, dispone de la posibilidad de ampliarlo unilateralmente, pero las condiciones económicas firmadas en su día por los agentes del chaval al hilo de esa opción provocan el contratiempo ya expuesto: Varela, que apenas ha jugado minutos con el primer equipo, pasaría a cobrar más que varios profesionales emblemáticos de la plantilla verdiblanca, algunos con una destacada aportación en los recientes éxitos, como el ascenso de 2011 o la clasificación europea de 2012. Los responsables de la secretaría técnica buscan ahora el modo de retener a un futbolista que ha generado buenas expectativas desde hace años. La solución pasa por ofrecerle un contrato distinto al pactado de antemano, con una ficha inferior, lo que en principio no es del agrado de los agentes del canterano. La continuidad de Varela es un obstáculo más en la planificación de la próxima temporada. Carlos García, Pedro, Abeledo o Dani Ceballos sí renovaron, algunos con la ficha del primer equipo asegurada. El principal problema, sin embargo, seguirá siendo la negativa de algunos profesionales a bajarse el sueldo, Rubén Castro sin ir más lejos.

  • 1