Local

La Cartuja demuestra que también hay sitio para el ocio ciudadano

La Isla de la Cartuja ha sido capaz de amortizar su valía en cuanto a la celebración de eventos culturales y deportivos de proyección internacional. El Estadio de la Cartuja, sede de varios conciertos, y el Guadalquivir, con la práctica deportiva, han sido los referentes de una tendencia a la que se ha sumado el ocio ciudadano en espacios como el Parque del Alamillo

el 24 mar 2011 / 19:32 h.

TAGS:

El Estadio de la Cartuja se ha reconvertido en estos últimos años en sede de actos sociales, culturales y religiosos como la ceremonia de beatificación de Madre María de la Purísima, que se celebró el pasado mes de septiembre

La actividad profesional que a diario se desarrolla en los edificios del Distrito Cartuja se transforma por completo cuando llega el fin de semana. El ir y venir de trabajadores, científicos y estudiantes deja paso a un paisaje más familiar en el que el deporte y el ocio se convierten en los principales protagonistas de unos espacios que cuentan con un sinfín de dotaciones de alta calidad en este ámbito.

La cercanía del Guadalquivir con el distrito -el río delimita el perímetro de la isla- ha desembocado en la constitución de amplias zonas verdes de esparcimiento en las que es frecuente ver un importante trasiego de ciudadanos que acuden a ellas a practicar deporte, disfrutar de su tiempo libre y compartir experiencias junto al resto de los sevillanos. En uno de los extremos de la Cartuja se encuentra el Parque del Alamillo, el espacio medioambiental de mayor extensión de todo el área metropolitana. En la última década, el parque ha sido capaz de consolidarse como una de las zonas verdes de mayor importancia para la ciudad, no sólo por su valor natural sino porque se ha convertido en el lugar preferido para muchos sevillanos de cara a disfrutar de un espacio de ocio al aire libre. Su cercanía con el Casco Histórico aumenta el valor de unos terrenos que recientemente se han visto ampliados en su cara más cercana al Estadio de la Cartuja.

El Parque del Alamillo ha sido capaz de reinventarse en este nuevo siglo con la organización de múltiples actividades culturales y deportivas para todas las edades. Un hecho al que se han sumado otras organizadas por distintas asociaciones como el Club Allility o Los Duendecillos del Alamillo, ésta pensada para el disfrute de los más pequeños. La llegada al distrito del trazado del carril bici unida a la buena conexión con el resto de la ciudad a través de las líneas de autobuses han potenciado el uso familiar de este espacio.

La oferta de ocio del distrito continúa, de la mano del propio Guadalquivir, a través de la existencia del Jardín Americano, recientemente reinaugurado. Ubicada entre la Pasarela de la Cartuja y el Puente de la Barqueta, esta otra gran zona verde es el nexo de unión con el Distrito Triana y el Paseo de la O. El pasado año 2010 sus casi cinco kilómetros de extensión volvieron a ponerse al servicio de los ciudadanos a través de un proceso de rehabilitación que devolvió al espacio todo el esplendor perdido tras la Exposición Universal del 92. En su interior acoge más de 600 especies propias de 21 países del continente americano, convirtiéndolo en el espacio botánico de este ámbito de mayor valor en todo el país.

Pero las dotaciones propias del Distrito Cartuja van más allá de la constitución de espacios para el disfrute del ocio ciudadano. La isla cuenta también con una serie de instalaciones deportivas que fomentan la práctica del deporte entre los sevillanos y que, dada su gran relevancia, han sido también reutilizadas en la última década como escenarios para la celebración de actos culturales y religiosos con gran afluencia.

Es el caso del Estadio Olímpico -rebautizado recientemente como Estadio de la Cartuja- que desde hace unos años se ha convertido en un referente para el mundo de la música, convirtiendo a la ciudad en el lugar escogido por artistas de gran fama internacional para la celebración de conciertos a lo largo de sus giras. Lo que comenzó siendo una serie de espectáculos aislados ha acabado por transformarse en un punto de referencia para los músicos más consagrados que han acabado por convertir a Sevilla en un referente. Así ocurrió en el año 2007, cuando Héroes del Silencio celebró el penúltimo concierto de la historia del grupo, con presencia de más de 70.000 espectadores, o en años posteriores con artistas de fama internacional como Madonna, Bruce Sprinting o más recientemente los de AC&DC y U2 el pasado año.
Aún así, el estadio no ha perdido en este tiempo su concepción inicial que lo hacía sede de numerosos actos vinculados con el mundo del deporte. Además de acoger partidos de fútbol de relevancia internacional -por ejemplo de la selección española- y campeonatos de otras disciplinas como el atletismo, el Estadio de la Cartuja ha sido sede de la práctica del deporte base como la maratón Ciudad de Sevilla, la Copa Coca-Cola o el trofeo de fútbol 7 Diputación Provincial de Sevilla.

Junto al estadio se han habilitado también durante estos años otras instalaciones deportivas en las que se ofertan diez nuevas pistas de pádel, un campo de golf de nueve hoyos y uno de prácticas con 84 puestos. Todo ello combinado con una pista de atletismo, dos campos de césped, uno natural y otro artificial, uno de rugby y un gimnasio. La vinculación de la Isla de la Cartuja con la práctica deportiva se completa con las posibilidades que en esta materia ofrece el Guadalquivir. En su orilla su ubica el Centro Especializado de Alto Rendimiento de Remo y Piragüismo, que en la última década ha traído a la ciudad numerosas pruebas de competición como el Mundial de natación en aguas abiertas.

  • 1