Local

La casa de la Junta sigue en obras

Este pleno del Parlamento ha servido para constatar que muchos miembros del Gobierno andaluz aún tienen la sensación de que siguen de mudanza...

el 16 sep 2009 / 02:52 h.

Los flecos. Este pleno del Parlamento ha servido para constatar que muchos miembros del Gobierno andaluz aún tienen la sensación de que siguen de mudanza. No ha pasado un mes desde que Chaves entregó el testigo a Griñán y hay altos cargos que sienten que las piezas no están encajadas. Faltan muchos nombramientos. Hay ganas de "volver a la normalidad pronto", como dijo un consejero. El relevo en la Consejería de la Presidencia y los recortes que se avecinan en las estructura del Ejecutivo es lo que tiene más inquieto al personal. Antes había alguien que daba instrucciones claras a las consejerías, ahora ese guía, que era Gaspar Zarrías, falta. Hay rostros nuevos a los que se les ha visto este pleno muy perdidos.

Nuevos estilos. Lo que sí debe de quedar claro es que esa "normalidad" añorada no volverá porque ahora los protagonistas y sus estilos son muy diferentes, advierten desde el Ejecutivo. En las ruedas de prensa del Consejo de Gobierno ya nadie se dedica a hacer política y dejan que el PP salga sin despeinarse. Ahora habrá un tema monográfico y un consejero que hable de su materia. ¿Y la información política del Gobierno quién la da? ¿Sólo Griñán va a responder a sus rivales?

b Dos velocidades. Quizás los cambios en el Gobierno andaluz también impliquen que el PSOE-A esté realizando una campaña del 7-J con un perfil más débil que el de sus rivales. El PP está echando el resto con Rajoy. IU también lleva dos fines de semanas con Meyer en estas tierras. Los socialistas niegan que su ralentí sea más bajo y avisan de que su gran traca será el domingo en Dos Hermanas con ZP.

Anticrisis. Lo que sí que le ha salido bien al Ejecutivo andaluz es su estrategia para cerrar un acuerdo anticrisis con la oposición. El apoyo de IU ha permitido a la Junta poder visualizar que el PP está aferrado a los malos datos económicos para sacar tajada electoral. Lo que no se sabe es cuánto durará la alianza con una IU donde no todos sus diputados ven con buenos ojos el pacto.

imorillo@correoandalucia.es

  • 1