Economía

La casa ‘enchufada’ al coche

La tecnología desarrollada por Telefónica y Ericsson acerca el 'contenido' del hogar durante el viaje.

el 09 abr 2010 / 21:02 h.

Llevar la casa a cuestas cuando se viaja. O casi. Pero no por los bultos y el equipaje que cabe en el maletero, sino porque a día de hoy es posible acceder a todos los contenidos que haya en los soportes electrónicos de una casa -léase ordenadores, memorias multimedia o MP3, entre otros- desde el coche.

Es posible gracias a la tecnología que han desarrollado Telefónica y Ericsson en colaboración con el Centro Tecnológico de Galicia (CTAG) durante un año y medio, y que ayer fue presentada en Madrid. Claro que sólo podrán disfrutar de estos servicios los pasajeros que viajan en la parte trasera del vehículo por evidentes razones de seguridad vial.

El sistema, que se está empezando a presentar formalmente a los distintos fabricantes de automóviles, funciona a través de la telefonía móvil y su manejo resulta sencillo. Su apariencia es similar a la de las pantallas táctiles de DVD que se ubican en el reposacabezas del conductor y da al usuario la opción de navegar por internet o de acceder a su música, cine, fotos... Cualquier cosa que tenga en un servidor de casa.

Roberto Guerrero, responsable de Telefónica en este proyecto, explica que es un paso más en el desarrollo de los coches inteligentes, que comenzaron a proliferar hace varios años y a los que se les agregó el avance de las telecomunicaciones móviles, además de una "nueva oportunidad de crecimiento", razón por la que se han implicado en el proyecto.

"La tendencia es que cada vez haya más dispositivos en el hogar. Hasta ahora estaban separados internet, telefonía móvil y electrónica, por lo que Telefónica y Ericsson veníamos trabajando en explorar tecnologías para integrar esos mundos".

Y ahora han conseguido "que el coche esté enchufado con la casa", al haber utilizado la tecnología como puente de unión. Es lo que han denominado coche conectado.

Aún es pronto para saber cuándo se convertirán en una realidad estos dispositivos, ya que los contactos con los fabricantes están empezando, así como su coste -cómo podría encarecer el precio del coche-, si bien Óscar Blanco, de Ericsson, consideró que podría compararse con el de un equipo de entretenimiento como el DVD cuando su comercialización esté más generalizada.

Sin embargo, la conexión directa con el hogar no es el único servicio ofrecido. También se ha pensado en las necesidades prácticas del conductor sin atentar contra su seguridad, sino todo lo contrario. Y es aquí donde se necesita contar sí o sí con el fabricante de coches para la integración de la pantalla en el salpicadero y de los mandos de control en el volante.

Por un lado, podrá recibir información y alertas en tiempo real cuando se produzcan accidentes, haya riesgo en la carretera por condiciones climatológicas adversas, atascos u otro tipo de incidencia en la vía.

El vehículo, además, podrá remitir información de su estado (frenos, aceite, revoluciones, temperatura...) a una central que le tendrá conectado con los servicios de asistencia en caso de que fuera necesario.

Y he aquí que surgen otros potenciales interesados como las aseguradoras, pues pueden vincular el pago de la póliza a la forma de conducción al ofrecer no sólo la localización del vehículo como hace el GPS, sino marcar la velocidad, revoluciones por minuto, distancia recorrida, consumo de gasolina, etc.

La oficina móvil no funciona, el trabajo marea

Las aplicaciones experimentadas ya por el grupo Telefónica y Ericsson son sólo el principio porque los servicios que se pueden incorporar, como conectar la calefacción de casa desde el coche y todo lo que conlleva la domótica, son numerosos y abren muchas posibilidades.

Los usuarios podrán acceder a los servicios a través un dispositivo integrado en el coche, además de por un puerto con una tarjeta SIM, pues las comunicaciones se realizarán vía móvil (tecnología 3G y 4G).

Se probó también ofrecer "la oficina móvil" como otro servicio, aunque trabajar desde el coche ocasionó algún que otro mareo, motivo por el que se descartó, explicaron los directivos.

Tal vez no sea tan atractivo cargar con el trabajo hasta en el coche.

  • 1