Local

La Casa Grande saca a relucir sus tesoros

El Ayuntamiento abrirá como museo a partir del 21 de enero tras haber musealizado sus estancias. La visita será gratuita sólo para los sevillanos.

el 09 ene 2013 / 12:08 h.

TAGS:

-->-->

A finales del siglo XIX el historiador sevillano José Gestoso y Pérez trató de exponer en la Casa Consistorial las colecciones artísticas del Ayuntamiento, en lo que supuso el primer intento de crear un museo municipal. En unas vitrinas se exhibían textitles, el pendón de la ciudad y otros objetos con valor artístico. Esta iniciativa pervivió hasta el siglo XX, cuando parte de estos fondos se trasladan a la Torre de Don Fadrique, donde se constituyó el primitivo Museo Arqueológico. Desde entonces, el Consistorio no ha permanecido cerrado a cal y canto. La institución ha venido ofreciendo visitas guiadas por cicerones y jornadas de puertas abiertas en días especiales. Sin embargo, el Gobierno local ha dado un paso más y, tras una inversión de unos 15.000 euros, ha convertido la Casa Grande en un auténtico museo.

Desde el 21 de enero, el Ayuntamiento mostrará a la ciudadanía su historia y su rico patrimonio artístico a través de un recorrido que estrena además una profusa musealización.

La colección pictórica donada por los herederos de los Montpensier, incluyendo la galería de retratos de sevillanos ilustres -que originalmente se exhibía en las escaleras del Palacio de San Telmo-, las pinturas de los Borbones situadas en el Salón Colón, lienzos de Rico_Cejudo o una réplica del Tesoro del Carambolo son algunos de los tesoros que redescubren estos itinerarios. Sin olvidar los cuadros de Juan de Espinal o el Tríptico de la Mendicidad, una de las primeras obras renacentistas de la ciudad (siglo XVI), que luce junto a varios piezas de Juan de Valdés Leal en la Sala Capitular Alta.

La Casa Consistorial podrá visitarse en grupos de hasta 45 personas de lunes a jueves de 16.30 a 19.30 horas y los sábados en un único pase a las 10 de la mañana. Las reservas deberán realizarse a través de una web que se pondrá en marcha el lunes. Esta nueva oferta será gratuita para los ciudadanos empadronados en Sevilla, mientras que el resto pagará cuatro euros. Este itinerario podrá realizarse con un guía o en solitario, para lo que se oferta un servicio de audioguía en siete idiomas.

La musealización ha incluido la restauración de algunos cuadros, nuevos sistemas de iluminación y la instalación de cartelería explicativa en las principales obras y zonas monumentales. Asimismo, a lo largo del recorrido, que dura aproximadamente 45 minutos, se han situado unos paneles multimedia táctiles en los que el visitante podrá navegar a través de la historia de la casa consistorial, conocer curiosidades y descubrir obras inéditas como una Vista de la plaza de San Francisco de 1850, perteneciente a una colección particular, que muestra una imagen del Ayuntamiento antes de que se eliminara la galería exterior alta, que daba a esta plaza.

El profesor de Historia del Arte Luis Méndez ha colaborado en el diseño de estas visitas y en la edición de un libro titulado El Ayuntamiento de Sevilla, que inaugura la nueva marca con la que el Consistorio agrupará todo lo relacionado con el patrimonio histórico municipal: Patrimonium Hispalense.

Méndez acompañó ayer a la prensa en la presentación de este recorrido. La visita arranca en la entrada del Ayuntamiento, en la zona conocida como Patio Exterior. Aquí se introduce al visitante en los orígenes del edificio, recordando cómo el primer cabildo municipal se estableció en 1248 en el Corral de los Olmos, a la espalda de la catedral. A principios del XVI se advirtió la necesidad de un nuevo espacio que albergara unas casas consistoriales más adecuadas. Esto se materializaría en la Plaza de San Francisco, donde se establecen instituciones como la audiencia, la cárcel real y el Ayuntamiento, en el antiguo solar de unas pescaderías.

La segunda parada es el Apeadero, el punto más antiguo del Ayuntamiento, lugar desde el que se oía el bullicio de la Plaza de San Francisco en el XVI, en cuya estructura gótica empiezan a aparecer elementos renacentistas.

La visita continúa en la Sala Capitular Baja, coronada por una bóveda de cantería en la que permanecen esculpidos los monarcas de Sevilla desde el 866 hasta principios del XVI, de Alfonso III el Magno a Carlos V. En este enclave se sitúa el primer panel multimedia, que ayuda a comprender la rica presencia iconográfica de esta estancia, presidida por una representación de la Justicia, que pretendía guiar las decisiones del gobierno, que sólo empleaba esta sala en verano, debido a su mayor humedad. Hércules, Julio César, la Cruz de San Andrés, el escudo de Sevilla, San Isidoro o San Leandro son algunas de las representaciones escultóricas.

Ya bien adentrados en el edificio diseñado por Diego de Riaño llegamos al Juzgado de los Fieles, el lugar donde en 1527 se elaboran y aplican las nuevas ordenanzas municipales que abolían los antiguos fueros de Sevilla.

Desde aquí se pasa a la planta superior, a través de una escalinata rematada con una cúpula renacentista. Allí se pueden contemplar una serie de pinturas tan curiosas como una de las tablas que decoraban la desaparecida Puerta de San Fernando, de Juan de Espinal, un díptico que narra la entrega de la ciudad en 1248 al rey San Fernando.

El recorrido cruza hasta el Salón de  San Fernando, que recibe su nombre por la pintura de Ignacio de Ries que muestra al rey sevillano ya en santidad y que se convirtió en la imagen oficial del monarca. Llaman la atención varios tondos de la fachada exterior que se trasladaron a esta estancia durante una restauración en el XIX.

Desde aquí se accede a la Sala Capitular Alta, actual sede de las reuniones del Gobierno local, que era la empleada antiguamente por los cabildos en los meses de invierno. Deslumbran los elementos decorativos propios del Renacimiento, como su bóveda acasetonada con artesonado dorado, el Tríptico de la Mendicidad, procedente del asilo de la mendicidad -donde se observa la transición desde el Gótico-, o los dos inmensos cuadros de Juan de Valdés Leal, que primitivamente formaban una única pieza en el Convento de Santa Clara de Carmona, que fue dividida en dos: Santa Clara deteniendo a los sarracenos a las puertas del convento de San Damián. Un panel multimedia permite averiguar cómo era esta obra originalmente. Estos lienzos se exhibieron en la Exposición de 1929 y luego pasaron por el Bellas Artes y el Alcázar antes de ir a parar al Consistorio.

La visita continúa en las dependencias municipales que se incorporaron en el siglo XIX, con la desaparición del Convento de San Francisco, que permitió ampliar el edificio con importantes estancias: la escalinata imperial diseñada por Demetrio de los Ríos o los salones Montpensier, Santo Tomás y Colón, ya alejados del renacentismo. Cambia la escala y el estilo, primando ahora los salones de gala. Aquí se reúne lo más importante de la colección pictórica municipal, fruto de la donación de los herederos de los Montpensier o los retratos de los Borbones. Balbino Marrón y Juan Talavera intervienen en el diseño de estas zonas.

En esta época el Ayuntamiento becaba a jóvenes artistas sevillanos para que se formasen en Roma. Esos autores, posteriormente, devolvían el favor donando sus pinturas al Consistorio, que aún las exhibe.

Especialmente llamativo resulta que el Salón Colón, uno de los lugares más majestuosos del Consistorio, fuera bautizado así por un cuadro dedicado al descubridor que ya no se encuentra allí, puesto que se sacó a una galería para dedicar toda la sala a los retratos de los Borbones, algunos de ellos cedidos por Patrimonio Nacional. También aquí se desvelan algunas curiosidades, como el hecho de que el cuadro dedicado a Alfonso XII se iniciara como retrato de Amadeo I, si bien se cambió a la vista del fracaso de su reinado. La visita, que incluye el despacho del alcalde, que atesora varios lienzos, termina en la escalinata, donde se invita a contemplar dos vistas de Sevilla en diferentes momentos históricos.

Turistas y sevillanos podrán descubrir estas y otras historias a partir del día 21. El lunes se abre el periodo de reservas. -->-->

  • 1