miércoles, 20 marzo 2019
10:24
, última actualización
Local

La Casa Real descarta que vaya a ser inhabilitado

La Constitución establece la posibilidad de una eventual incapacitación del Rey.

el 08 may 2010 / 19:59 h.

TAGS:

La Casa Real y el Gobierno quisieron imprimir normalidad a la operación del Rey. La intervención, según los cirujanos, fue un éxito, y como no requerirá de muchos días sedados ni de baja médica, aseguraron que Don Juan Carlos podrá atender bien sus funciones. Un portavoz de Zarzuela indicó a Efe que no se va a adoptar ninguna medida extraordinaria prevista en la Constitución para una eventual inhabilitación del Jefe del Estado. El artículo 59 de la Constitución, en su punto segundo, establece que el Príncipe heredero asumirá la Regencia "si el Rey se inhabilitara para el ejercicio de su autoridad y la imposibilidad fuera reconocida por las Cortes Generales".

La Casa Real mantuvo informados de la intervención quirúrgica al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero; al presidente del Congreso, José Bono; al líder de la oposición, Mariano Rajoy; y al presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, ya que la operación tuvo lugar en Barcelona.


La escasa gravedad de la intervención del monarca ha permitido también, añadieron las fuentes, que el Príncipe de Asturias no tuviera que cancelar su asistencia a la toma de posesión de la nueva presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla. Esa decisión, explicaron las fuentes, es a la vez una muestra de normalidad y la expresión de la importancia que el Príncipe otorga al cumplimiento de sus compromisos. La Casa del Rey ha anulado por ahora dos actividades que estaban en la agenda de Don Juan Carlos de esta semana, la entrega de cartas credenciales de nuevos embajadores que iba a mantener el jueves, y la visita a una unidad de Infantería de Marina en Cartagena prevista para el miércoles.


secreto de estado. La salud del Rey se mantiene como un gran secreto y no hay legislación alguna que obligue a informar de ella. Sólo se hacen comunicados en caso de que los problemas físicos provoquen cambios en la agenda o se trate de una enfermedad grave.

Sin embargo, sí se difunden los resultados de los chequeos anuales a los que se somete el monarca. Estas revisiones implican un completo y minucioso estudio por diferentes especialistas. Y es que el cargo de Jefe de Estado y cabeza de la Casa Real implica tener detrás a un gran grupo de los mejores médicos que se encargan de vigilar la salud del monarca.


Hace seis años se produjo un episodio aún sin aclarar. En 2004, el doctor Gil Vernet, que durante 17 años fue el encargado de la salud de Don Juan Carlos, denunció que había desaparecido el expediente médico del Rey de su propia consulta privada en un edificio anexo a la clínica Sant Josep de Barcelona. El doctor acudió al juzgado número 14 de Barcelona, aunque en esta denuncia no constaba que faltasen los informes clínicos. La Casa Real desmintió la sustracción de estos expedientes y aseguró que "todo lo referido a este tipo de documentos, tanto del Rey como del resto de la Familia Real, está bajo control del servicio médico de Zarzuela y de su titular, Avelino Barros".


Gil-Vernet, que mantuvo una estrecha relación con el monarca e incluso llegaron a ir de cacería juntos, negaba lo que la Casa Real había desmentido. La relación de Don Juan Carlos con el que fue su médico personal se ha enfriado con el tiempo. Todavía es una incógnita qué fue de aquellos documentos y si fueron robados o efectivamente quedaron en poder de la Casa Real.

  • 1