Local

La Casa Tapón de Triana será reutilizada para oficinas municipales

El Consistorio hará obras de adecuación en este espacio BIC para alojar allí al Servicio Municipal de Consumo.

el 27 ago 2014 / 11:00 h.

TAGS:

El Corral de la Encarnación ha permanecido más de tres años en el debate sobre cuál sería su uso. / Javier Díaz El Corral de la Encarnación ha permanecido más de tres años en el debate sobre cuál sería su uso. / Javier Díaz La Casa Tapón, enclavada en el Corral de la Encarnación de Triana, lleva más de tres años en busca de un uso definitivo. Desde que se culminaron las obras de recuperación de este inmueble en marzo de 2011, sólo hacía falta dotarlo de contenido. Este uso estará, según la documentación hecha pública por el Consistorio, lejos del uso social y cultural que le quería imprimir el anterior gobierno municipal. Y es que, tras barajar muchas opciones, el Ayuntamiento se ha decantado por destinar la Casa Tapón para oficinas administrativas. De esta manera, este inmueble, que data del siglo XVI, entraría dentro de la denominada Operación mudanza, puesta en marcha por la Delegación de Hacienda para el cambio de sedes para más de un millar de trabajadores municipales para obtener un ahorro que, según explicó en su día la propia delegada, Asunción Fley, estaba estimado en 1,37 millones de euros anuales que se destinaban al pago de alquileres. Este uso definitivo de la Casa Tapón se ha conocido después de que el Ayuntamiento sacara a licitación pública las obras de adecuación de este edificio para destinarlo a oficinas administrativas. La actuación, que salió a licitación por vía urgente a finales del pasado mes de julio, fue adjudicado ayer por un importe de 37.164 euros a la empresa sevillana Sólido Obras y Mantenimiento. El proyecto precisa que el Ayuntamiento «tiene necesidad de nuevas oficinas administrativas», por lo que está previsto «que se ocupe el local», ubicado en el número 126 de la calle Pagés del Corro. Estas obras de adecuación pasarán por, entre otras cuestiones, la reparación del sistema de ventilación existente, una renovación de la electricidad y la iluminación y la colocación de nuevas tomas de corriente. No faltarán la instalación de conductos de renovación del aire para mejorar la climatización del inmueble. Todo ello está pensado para alojar servicios municipales. En este sentido, la documentación consultada por este periódico concreta que estas instalaciones serán empleadas por el Servicio de Consumo, un área que está integrada por 44 trabajadores municipales. No concreta este escrito si sería a todo el personal o sólo a una parte del mismo, ya que el Ayuntamiento ya había iniciado anteriormente –a principios de julio– la licitación para las obras de adecuación de la sede de Montepirolo, también de Triana, para alojar al personal del área de Consumo. Actualmente, estos empleados municipales se encuentran en una sede provisional de la calle Rubelita, en Sevilla Este, a la espera de destino y después de ser desalojados de sus anteriores dependencias, enclavadas en el Edificio Metrocentro, que desde hace un tiempo es sede de la Agencia Tributaria de Sevilla, compuesta por 235 trabajadores. Con esta adjudicación, se desvela las intenciones del Gobierno municipal con la Casa Tapón, que ha sido punto de enfrentamiento entre el Gobierno municipal y la oposición, que litigan sobre su función final desde hace tres años. El anterior gobierno, formado por IU y PSOE, recuperaron este edificio del siglo XVI y el corral de vecinos anexo, reflejo del modo de vida tradicional en el barrio en el siglo pasado, en marzo de 2011. En aquel momento, se inclinaba por incorporar las nueve viviendas resultantes al parque social municipal –de hecho, pretendían que los primeros inquilinos se hospedaran ese mismo verano– y reutilizar la Casa Tapón como espacio cultural. Es más, se pretendía inaugurar con una exposición dedicada a reivindicar el papel de la mujer en corrales de vecinos. Con el cambio de gobierno, este proyecto quedó aparcado. El actual Gobierno municipal había sondeado otras posibilidades. La que tomó más fuerza fue la de trasladar la sede de la Policía Local de Triana y Los Remedios –ubicada en la calle Santa Fe– a estas dependencias. Esa decisión, que se había contemplado con la intención de ahorrar costes en alquileres –la actual sede policial supone un coste de 60.000 euros al año para las arcas municipales– y «previa consulta a los vecinos», se topó primero con el rechazo de la oposición. Sin embargo, fue tumbada finalmente por la Comisión Provincial de Patrimonio, que en diciembre del pasado año desestimó este nuevo uso del inmueble. La razón que esgrimieron es que se trataba de un Bien de Interés Cultural (BIC) por su valor etnológico desde 1995 y, por ello, no podía transformarse ni cambiar de usos. El caso del traslado de la nueva comisaría implicaba, de hecho, la reutilización de algunas de las nueve viviendas sociales allí instaladas para adecuarlas como vestuarios y despacho. Tras esta negativa de Patrimonio, el delegado del Distrito Triana, Curro Pérez, además de frenar este «traslado puntual», señaló que iba a replantear el contenido de la antigua Casa Tapón. Incluso llegó a trasladar, en una Junta Municipal de Distrito celebrada en la primavera pasada, que existía cierto interés por parte de Fiestas Mayores por retomar aquella idea de incorporar ese uso cultural que se pensó hace tres años para el inmueble.  

  • 1