Economía

La catarsis de Ryanair

La aerolínea ‘low cost’ abre las puertas de su centro de formación de pilotos y tripulación en Stansted.

el 05 oct 2014 / 12:00 h.

TAGS:

16229893 Muchos de los viajeros de Ryanair mantienen una relación de amor-odio con la aerolínea irlandesa de bajo coste. Sus competitivas tarifas y su variedad de destinos la han convertido en la primera compañía aérea en España por volumen de pasajeros, lo que no siempre significa que la experiencia de volar haya sido la mejor: colas interminables, la incomodidad de un único equipaje de mano, la aventura de comprar el billete en la página web... Ryanair, muy consciente de esa realidad, ha implementado en los últimos tiempos medidas para poner freno a esa mala imagen y desde finales del año pasado permite llevar dos bultos dentro de la cabina, asigna asiento, ha instaurado los vuelos silenciosos y hasta recoge el equipaje en la puerta de embarque para cargarlo en bodega sin facturar y sin coste, entre otras mejoras. Sin duda, las críticas que más daño hacen a la compañía son las relativas a la seguridad y precisamente en el marco de su estrategia por mejorar la transparencia, Ryanair ha abierto a un reducido grupo de medios españoles las puertas de su centro de formación y entrenamiento para pilotos, ingenieros, mecánicos y tripulación de cabina ubicado muy próximo al aeropuerto de Stansted (Londres) para mostrar que las críticas que recibe en materia de seguridad no están fundadas. Así lo defiende el director de Operaciones, Mick Hackey, que aporta algunas cifras para sustentar «lo serios que somos en el servicio y mantenimiento», como las 400 personas dedicadas a la revisión en profundidad de los aviones; 490 ingenieros para el mantenimiento en línea; repuestos por valor de 190 millones de dólares; y 45 motores –con un valor unitario de 9,6 millones– dispuestos para ser enviados donde se necesiten. 16230484En Stansted la aerolínea dispone de ocho hangares con capacidad para 19 aviones y de un centro de formación con dos simuladores para que sus futuros pilotos se familiaricen con los mandos del Boeing 737-800, el único modelo de avión que integra la flota de Ryanair. En ellos se experimentan todas las situaciones posibles que puedan darse durante el pilotaje –climatológicas y de visibilidad– y reproducir fallos de sistemas para saber cómo responder, indica su director, Rankit Rayat. Y no, no es fácil aterrizar. Pero no solo pilotos pasan por estas instalaciones, que también cuentan con espacios específicos en los que ingenieros y mecánicos trabajan sobre piezas y sistemas de los aviones. También lo hace la tripulación que, dentro de una cabina real de un 737-600 (12 metros más corto), aprende a reaccionar cuando ésta se llena completamente de humo (agachados siguiendo las señales luminosas hasta las salidas), a abrir la puerta de seguridad que se halla sobre las alas y a cómo salir más rápido –pierna, hombro, pierna– y a saltar por la rampa de emergencia. Para instruir en estas tareas de evacuación (tienen 90 segundos para hacerlo) y en otras, al frente está un español –cordobés para más señas–, Jesús Figueroa, que llegó a Stansted para trabajar unos meses y va ya por ocho años. IMG_20141002_134342Tras estudiar Filología Inglesa, que decidió terminar en Londres, y viendo el panorama en España decidió probar suerte en Ryanair y asegura que ha sido «la mejor decisión de mi vida», experiencia que recomienda. En este sentido, la compañía señala que está en pleno proceso de crecimiento y demanda pilotos y asistentes de vuelo, lo que puede ser «una gran oportunidad para los jóvenes españoles», comenta Andy O’Shea, responsable de Formación. 400 de sus 3.000 pilotos son españoles. Y muchos jóvenes como Rafael, madrileño de 25 años, buscan su oportunidad en Stansted. Él tiene un año de contrato como mecánico. Ryanair tiene sus 300 aviones repartidos en 69 bases, una de ellas Sevilla, donde dispone de dos aeronaves. El director de Operaciones, Mick Hackey, recordó que el año pasado la aerolínea mantuvo conversaciones con las administraciones para instalar en San Pablo un centro de mantenimiento, pero finalmente no se llegó a acuerdo. «Y no –afirmó rotundo–, no hay perspectivas de que eso cambie a corto plazo», zanjó. Sí se construye uno en Madrid, que estará listo en 2015. La aerolínea opera 14 rutas desde Sevilla, con más de 60 vuelos semanales, y ha transportado a 1,4 millones de personas este año con salida y llegada a San Pablo. Habrá que esperar aún algunas semanas para conocer las rutas que la aerolínea operará la próxima temporada de verano desde Sevilla y si hay novedades.

  • 1