La Catedral de la Sierra Sur luce su fachada restaurada

La iglesia de San Miguel recupera su esplendor tras una década entre andamios.

el 04 sep 2010 / 17:27 h.

La iglesia de San Miguel de Morón de la Frontera.

Un rayo de esperanza ilumina estos días la conocida como Catedral de la Sierra Sur, por la finalización de los trabajos de restauración de la torre, la Capilla de la Antigua y la fachada norte de la iglesia de San Miguel de Morón de la Frontera. Entre las labores que se han llevado a cabo se incluye la limpieza de la fachada norte, la apertura de una de sus ventanas originales y la eliminación del apuntalamiento que existía en la misma y en la capilla, así como la pavimentación, iluminación y adecuación de las 14 rampas de la torre.

Igualmente, la restauración del cuerpo de campanas completó el proyecto.
Estas obras, que comenzaron en octubre de 2009 con un presupuesto de 200.000 euros, van a hacer posible que la Torre de San Miguel se convierta en un espacio visitable incluido dentro de la oferta de la ciudad de cara al turismo. De igual modo, estas actuaciones han supuesto un hecho histórico en Morón de la Frontera, debido a la eliminación del apuntalamiento de unos espacios que permanecían custodiados por los andamios desde hace más de una década.

El concejal de Cultura y Turismo Francisco José Coronado, destacó la importancia de estos trabajos: "Por un lado la fachada norte se muestra sin apuntalamiento y, por otro, tenemos un nuevo espacio, con nuevas vistas de Morón de la Frontera gracias a la torre, que nunca antes se había podido visitar".

Este proyecto, cofinanciado por Prodetur y el Ayuntamiento de Morón de la Frontera, es el primer paso dentro de los trabajos de restauración que necesita el inmueble. La Catedral de la Sierra Sur viene padeciendo innumerables males, pero en especial las humedades, que están provocando cuantiosos daños en las paredes de la Capilla del Sagrario y en el suelo del altar. Sin embargo, la actuación realizada ha sido "de suma importancia para la salud de edificio en un futuro".

El proyecto, que consta de seis fases, incluidos los trabajos ahora finalizados, ya está concluido y valorado. La primera fase, con un presupuesto de 500.000 euros, tiene como objetivo actuar en las patologías más acuciantes del edificio, como son el cuerpo de cabecera, la cubierta y la torre. Sin embargo, las dificultades económicas han requerido que esta primera fase sea acometida poco a poco, adecentándose en un primer momento la torre. Sólo queda una inyección económica para salvar este monumento nacional y que aunaría a instituciones como el Ayuntamiento de Morón de la Frontera, las consejerías de Turismo y Cultura y la Archidiócesis de Sevilla.

  • 1