Cultura

La Catedral graba en un disco sus tesoros sonoros

Por razones desconocidas, la Catedral de Sevilla no es uno de los templos de la cristiandad más asociado con la música de cuantos existen. Pero oculta decenas de obras escritas. (Foto: Juanma Rodríguez).

el 15 sep 2009 / 02:44 h.

Por razones desconocidas, la Catedral de Sevilla no es uno de los templos de la cristiandad más asociado con la música de cuantos existen. Ésta errónea idea oculta decenas de obras escritas al abrigo de la Giralda. Muchas de ellas, -un total de 23- salen ahora a la luz en un doble disco impulsado por el organista titular de la Catedral, José Enrique Ayarra.

El compositor Francisco Guerrero Marín recordaba en ocasiones cómo de la Catedral sevillana salieron "algunos de los más grandes compositores de la música española en la antiguedad". Y el historiador Ortiz de Zúñiga dejó escrito que la categoría de los músicos que han compuesto obras aquí "sólo es comparable al Vaticano".

Por todo ello no es de extrañar que el Canónigo del templo haya decidido embarcarse en la edición de un álbum que recoge 23 piezas de 16 compositores que cubren un arco cronológico que se extiende desde 1507 hasta 2007.

La iniciativa, lejos de constituir un hecho aislado, documenta un legado que seguirá ampliándose en los años venideros. Y es que cada temporada, un compositor será invitado a que escriba una partitura pensando en los instrumentos de la Catedral.

El próximo será Juan Antonio Pedrosa, quien presentará en el Otoño Deploración.

Editado por el Cabildo, el doble disco alberga numerosas sorpresas. Una de ellas es la que supondrá para el melómano oír la música de Juan Roldán, autor del siglo XVIII del que apenas existe testimonio grabado ni tampoco documentos.

"Lo que hemos grabado ha sido gracias a un hallazgo en la Biblioteca Nacional de París", dice Ayarra, quien añade que el compositor "fue un excelente compositor de fugas".

Otro de los mayores atractivos proviene del siglo XX. Dentro del catálogo, habitualmente festivo, de Joaquín Turina "pocos saben que éste escribió dos interesantes obras" para el órgano sinfónico de la Catedral. Su Preludio y La musette también están aquí entre otras composiciones hasta ayer enmudecidas por el tiempo.

  • 1