Economía

La CE llama a la responsabilidad al consumidor al comprar alimentos

La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, dijo ayer que no hay problemas de carencia de alimentos en la UE, pero aun así lanzó un mensaje a los consumidores. Les instó a comprar sólo la comida necesaria y a que no se dejen llevar por ofertas como las de "tres al precio de dos".

el 15 sep 2009 / 05:24 h.

La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, dijo ayer que no hay problemas de carencia de alimentos en la UE, pero aun así lanzó un mensaje a los consumidores. Les instó a comprar sólo la comida necesaria y a que no se dejen llevar por ofertas como las de "tres al precio de dos".

Fischer Boel respondió de esta manera a preguntas sobre si hay o no peligro de existencias de alimentos en las ciudades de la UE ante la situación mundial de carestía y los altos precios de materias primas, aspecto sobre el que afirmó que no cree que haya problemas de abastecimiento en la Unión Europea.

Sin embargo, Fischer Boel apuntó que, para asegurar mejor la oferta de alimentos, los consumidores deben adquirir los "que necesitan" y no comprar un exceso de productos. Según la responsable comunitaria de Agricultura es "demasiado" frecuente la situación en la que un consumidor recurre al "tres al precio de dos", para comprar cantidades de productos sólo por su precio, que finalmente no comen y se tiran.

La comisaria de Agricultura hizo estas declaraciones al inicio del Consejo informal de ministros del ramo de la UE, que empezará a debatir sobre la revisión de la Política Agrícola Común (PAC), en el marco de la actual crisis de oferta alimentaria mundial.

Fischer Boel también se refirió a los biocarburantes, de los que comentó que han sido utilizados "como el chivo expiatorio" al que culpar de la subida de los precios alimentarios. Si bien en Estados Unidos, según la comisaria, un 25% ó 30% de la cosecha de maíz se ha destinado a biocombustibles, en Europa este tipo de carburantes no ha provocado un descenso notable de la producción alimentaria y, por tanto, no ha tenido efecto en su precio.

En cualquier caso, Fischer Boel recordó que su propuesta para revisar la PAC marca el final de las ayudas que la CE concede a los agricultores que destinan su cultivo, como remolacha o cereal, a la producción de materias primas para biocarburantes. Además, Mariann Fischer Boel, defendió destinar el dinero ahorrado a final de año del presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC) a ayudas a la agricultura de los países más pobres.

Aseguró que hay margen y es posible que a final de los ejercicios 2008 y 2009 se obtengan ahorros del presupuesto agrícola, porque los países no gastarán todo el dinero previsto para medidas de mercado en favor de sus agricultores. La CE es partidaria de transferir los fondos no gastados de la PAC a microcréditos en países pobres, para medidas como la compra de fertilizantes o de semillas.

Recordó que si en 2007 se destinó dinero no gastado de la PAC a financiar el sistema de navegación por satélite Galileo, es posible usar los fondos sobrantes, en el ejercicio actual y en el próximo, para ayudar a los países con más carencias alimentarias.

Por otra parte, la CE va a proponer en julio una revisión del sistema de ayudas europeo para la distribución gratuita de alimentos entre las clases más desfavorecidas. Propuesta que coincidirá en el tiempo con otra de Bruselas para establecer una prima al reparto gratuito de frutas y verduras en los colegios, como ya ocurre con los lácteos.

  • 1