Local

La CE recuerda que las expulsiones de extranjeros deben ser 'caso por caso'

La Comisión Europea (CE) ha recordado a Italia que las expulsiones de extranjeros deben realizarse "caso por caso" y por criterios de orden público, seguridad o sanidad pública.

el 15 sep 2009 / 04:51 h.

TAGS:

La Comisión Europea (CE) ha recordado a Italia que las expulsiones de extranjeros deben realizarse "caso por caso" y por criterios de orden público, seguridad o sanidad pública.

Un portavoz de la CE, Pietro Petrucci, señaló que estos criterios están incluidos en la directiva europea sobre libre movimiento de personas, que establece un "equilibrio adecuado" entre las necesidades de seguridad y el respeto a la libertad de movimientos.

El nuevo Gobierno italiano ha realizado en los últimos días varias operaciones contra delincuentes extranjeros.

Además, ha anunciado su intención de nombrar comisarios específicos para los rumanos que viven en el país.

El portavoz comunitario no quiso hacer comentarios acerca de si esos nombramientos serían compatibles con las normas de la UE, y pidió esperar hasta que el procedimiento sea finalizado y "se definan las competencias" de esos cargos.

La CE también recordó que Italia y Rumanía tienen a su disposición fondos europeos para la inserción social de los gitanos.

El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, hasta hace poco comisario europeo de Justicia, Seguridad y Libertades, aseguró esta semana que "no habrá expulsiones masivas" de rumanos en Italia, pero precisó que los "deshonestos serán devueltos al país del que provengan".

En los últimos días, la periferia de la ciudad italiana de Nápoles ha vivido un aumento de casos de agresión contra asentamientos gitanos de origen rumano, con la quema hasta el momento de cinco campamentos.

Estos episodios siguen a las medidas tomadas en noviembre por el anterior gobierno italiano, especialmente un decreto para acelerar las expulsiones contra los inmigrantes ilegales.

Las medidas fueron aprobadas tras las protestas a raíz de actos delictivos supuestamente cometidos por gitanos rumanos con residencia y de las reacciones violentas de grupos racistas o xenófobos.

Las autoridades rumanas acusaron entonces a las de Roma de racismo, aunque las cosas se solucionaron con una visita a la capital italiana del primer ministro rumano, Calin Popescu Tariceanu, en la que se acordaron medidas comunes para facilitar la integración.

  • 1