Economía

La CEA advierte de una 'inminente recesión' económica en Andalucía

El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, reclama a la Junta y el Gobierno más hechos y menos gestos para encarar la crisis económica.

el 15 sep 2009 / 08:54 h.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, reclama a la Junta y el Gobierno más hechos y menos gestos para encarar la crisis económica, exige que paguen antes a sus proveedores y advierte de que la banca niega el crédito incluso a la VPO.

Herrero sembró ayer de dudas la actuación de las administraciones ante el frenazo económico, que, dijo, más que crisis es ya la antesala de una "inminente recesión", como revela el crecimiento del paro y de las solicitudes, por parte de las empresas, de concursos voluntarios de acreedores (antiguas suspensiones de pagos). La coyuntura, en España y en Andalucía, "está cada vez peor", de ahí que el presidente de la CEA lamentara la política de gestos y no de hechos que, en su opinión, impregna la labor de los gobiernos central y autonómico.

Los empresarios, argumentó el jefe de la patronal andaluza, "esperan" de las administraciones que no se crucen de brazos, pero también que, con sus decisiones, "no agraven la situación". En su opinión, Gobierno y Junta de Andalucía han de actuar desde la consciencia de que hay una auténtica crisis, que no se veía desde hace catorce años. "No bastan los gestos ni la predisposición, sino una actitud clara y hechos", recalcó.

En un encuentro con periodistas, y horas después de que analizara con el presidente andaluz, Manuel Chaves, y los sindicatos UGT y CCOO la marcha de la concertación social, Santiago Herrero exigió "rigor, austeridad y eficiencia" a todas las administraciones públicas.

No hay rigor, comentó, si las delegaciones provinciales de la Junta aplican criterios distintos sobre un mismo tema, las consejerías no se coordinan al evaluar un proyecto empresarial, "pasan hasta 19 años" sin obtener respuesta a la instalación de un complejo comercial y hotelero en la provincia de Málaga -no dio detalles- que crearía "miles de empleos" o existen cambios permanentes de regulación -en velada referencia a la legislación urbanística-. En suma, lentitud administrativa e inseguridad jurídica, y por sugerir sugirió incluso que la Administración no agote la vía judicial cuando en primera instancia obtiene una sentencia en su contra.

No hay austeridad, prosiguió, si las administraciones no reducen su gasto corriente y, en cambio, pretenden ahorrar dilatando los pagos a proveedores y empresas contratadas, de ahí que exigiera la agilización de los mismos.

Y no hay eficiencia si al adoptar medidas, no se mira el impacto económico y laboral de una iniciativa empresarial y sólo se evalúa "su impacto de género o medioambiental".

Capítulo aparte, la vivienda, y aquí cargó contra la banca -loas, en cambio, al consejero del ramo, Juan Espadas-. Así, advirtió que el principal problema para los planes de fomento de la VPO no es el suelo, sino "la financiación para comprar piso, incluso a quien lo ha obtenido [de los ayuntamientos como el de Sevilla] por sorteo". Y autocrítica de la CEA, cero.

  • 1