Economía

La CEA insta a adecuar las nuevas tecnologías a la realidad de la pyme

La dificultad de entender su ‘lenguaje' y la inseguridad que generan, los principales retos para acercarse más a las empresas.

el 20 sep 2011 / 23:07 h.

Las nuevas tecnologías han revolucionado el mundo en que vivimos a una velocidad vertiginosa. En el ámbito personal su desarrollo ha sido exponencial, pero como herramienta imprescindible para las pequeñas y medianas empresas, que son las que integran el tejido productivo de nuestro país, el avance no se ha producido al mismo ritmo.

De hecho, aunque el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se antoja incuestionable para mejorar su competitividad y productividad en un mercado global, su relevancia va más allá, ya que su aplicación y provecho "será determinante para su supervivencia".

Así lo testimonió ayer el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, en el transcurso de la última edición del ciclo Los Encuentros de El Correo de Andalucía que ayer versó sobre El papel de las TIC en el desarrollo económico productivo en Andalucía, organizado por este periódico con el patrocinio de Telefónica.

Herrero, como patrón de los empresarios, puso el acento en los recelos que aún genera la utilización de las tecnologías en las pymes, ante lo que reclamó una adecuación al lenguaje que utilizan las pequeñas y medianas empresas para que éstas entiendan su valor y sus beneficios y dejen atrás sus dudas. "Simplifiquemos el planteamiento y en ello se encontrarán muchas soluciones", abundó. Y es que todavía persiste "una falta de confianza en la seguridad a la hora de realizar operaciones comerciales y el miedo a utilizar datos bancarios" y de otro tipo en las transacciones.

Por esta razón, separó el grado de penetración del uso de las TIC en las pymes del papel que juegan las empresas especializadas en este sector de actividad, agrupadas en la patronal Eticom, de las que ensalzó su dinamismo, capacidad para internacionalizarse y su promoción exterior.

Y, además, reclamó a las administraciones públicas que, junto a labores de divulgación de todos los trámites telemáticos que pueden beneficiar a los ciudadanos, realicen también un esfuerzo para aplicarlos a las empresas, para lo que puso de ejemplo la documentación que se debe presentar cada vez que una firma opta a un proceso de licitación pública para evitar demoras, por lo que instó a mejorar la colaboración público-privada en este área.

Herrero intervino en una mesa redonda moderada por el presidente del Consejo Editorial de El Correo, José Rodríguez de la Borbolla, quien, pese a destacar la relevancia del sector TIC para el avance de la competitividad y productividad de la economía, recordó que "nadie piense que las TIC van a arreglar la regulación de la economía". Es un factor de juego más a sumar a la agilidad de la administración, el fomento del emprendimiento y el valor del capital humano.

Éste fue el punto en el que precisamente más incidió el director general del Territorio Sur de Telefónica España, José Rocillo, que abundó en que "hace falta más inteligencia y emprendedores que tecnología, ya que el gran motor está en las personas".

Aun así, defendió que la tecnología es la "palanca más poderosa en este momento para pasar de la idea al cambio", que es el que lleva hacia la innovación. Por ello, instó a las empresas a apoyarse en cuatro pilares: la austeridad, la honestidad, la apuesta por el cliente y ser innovador "porque innovación es lo que va a hacerla sostenible en el tiempo", aseveró.

Y el mejor instrumento para la innovación son las TIC, señaló el presidente de la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España, Felipe Romera, porque han sido éstas "las que han conseguido algo imposible, que toda la información del mundo esté a un golpe de ratón".

Sin embargo, el también director general del PTA de Málaga constató que la aplicación de las TIC "tiene muchas barreras para el empresario", que tiene que tener claro -afirmó- que su implementación no provoca un beneficio inmediato, sino que afecta a la productividad, para luego comenzar a desarrollarse.

En este sentido, y según su experiencia sobre una muestra de 40.000 empresas instaladas en los parques tecnológicos andaluces, "el factor más determinante para el uso de las TIC era el elemento cultural que permitiera que las empresas perdieran el miedo a su uso".

La Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA) analizó cómo podía mejorar la implementación de tecnologías en las empresas participantes en el estudio, y aunque pensaba en grandes aplicaciones, la realidad fue bien distinta, pues lo que consiguieron fueron pequeños avances en las mismas como el uso de antivirus o la incorporación de la firma digital.

Como empresario, desde la doble óptica de la incorporación de estas nuevas herramientas y también desde su presencia en el ámbito de los sistemas, Gonzalo de Madariaga, presidente de MP Corporación Industrial, reseñó la evolución que el uso de las TIC ha supuesto tanto en los procesos industriales como en los sistemas de comercialización y en el desarrollo del producto en sí.

Abogó, además, por un "equilibrio" en el desarrollo de herramientas para la toma de decisión en una empresa, ya que, consideró, "no todo es TIC ni estrategia, hay que tener un equilibrio para que lo que se introduzca sea racional y simple".

Su empresa, a través de la división de Sistemas, aborda un software aplicado al comercio y la distribución. "Cualquier persona es capaz de tener una tienda abierta las 24 horas en casa y estar perfectamente informado de cualquier cosa".

Junto a ello, incidió en la nueva tecnología en nube, denominada cloud computing, un sistema de almacenamiento de procesos informáticos "en el que todos compartimos los costes".

Para Gonzalo de Madariaga, si hay un sector estratégico en Andalucía, el TIC debe ser "el más importante", al ser el que ha introducido mayores innovaciones en otras actividades como la banca, el comercio, la industrialización y la distribución, entre otras. Y en ese carro, ahondó el empresario, la comunidad andaluza "tiene que estar montada". Aun así, señaló como debilidad del sector TIC andaluz que se halla "muy atomizado".

Aunque se trata de uno de los sectores que mejor sobrelleva la crisis, si bien tampoco escapa de ella, y que promueve la creación de empresas y el empleo cualificado -a razón de entre 80 y 100 firmas en Málaga al año, recordó Felipe Romera-, el presidente de la CEA, Santiago Herrero, consideró que la economía andaluza no puede confiar sólo en este sector para enderezar el rumbo, el modelo productivo y el problema de la competitividad.

  • 1