Local

La ceniza volcánica obliga otra vez a suspender el tráfico aéreo

Escocia e Irlanda del Norte limitarán de nuevo los vuelos desde las 8.00.

el 04 may 2010 / 21:12 h.

TAGS:

La ceniza del volcán islandés Eyjafjalla volvió ayer a provocar problemas en el norte de la UE.

Irlanda volvió a cerrar ayer por la mañana su espacio aéreo por el riesgo que suponía la nube de ceniza del volcán islandés en erupción.

Esta medida obligó a cancelar un total de 24 vuelos desde aeropuertos españoles a Irlanda y Reino Unido, los que estaban programados para antes de las 14.00 horas, cuando se reabrió el espacio aéreo irlandés, según confirmaron a Europa Press fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). A partir de las 8.00 horas de hoy estaba previsto que se volviese a cerrar en Irlanda y Escocia.

En total, el cierre del espacio aéreo irlandés obligó a cancelar desde los aeropuertos españoles un total de 18 vuelos a Irlanda y seis vuelos a Reino Unido de los 60 vuelos programados. En toda Europa, el cierre temporal del espacio aéreo de Irlanda y una parte de Reino Unido afectó a unos 150 vuelos, según datos de la agencia para el control del espacio aéreo europeo (Eurocontrol), que confirmó que a primera hora de la tarde de ayer ya no había "espacio aéreo cerrado en Europa".

A pesar de que ayer por la tarde se había recobrado la normalidad en Irlanda, desde MeteoGalicia, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, se alertaba de que esta nube de cenizas del volcán islandés Eyjafjalla podría bordear las costas gallegas. Según la institución, que maneja datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la nube no afectará a España "de forma clara", aunque, en su desplazamiento desde Irlanda, sí es posible que "un extremo" de la misma se acerque al norte de Galicia y bordee sus costas, para llegar luego al océano Atlántico.

Cielo Único. Mientras las cenizas volcánicas volvían a causar problemas en el cielo de Irlanda y Gran Bretaña, los ministros de Transportes de la Unión Europea pidieron ayer a Bruselas que aclare los requisitos para la concesión de ayudas públicas a las aerolíneas afectadas por el caos aéreo que provocó la nube volcánica procedente de Islandia y se comprometieron a potenciar una mayor coordinación para evitar en el futuro crisis similares.

El ministro de Fomento y presidente de turno del Consejo, José Blanco, explicó en rueda de prensa que los gobiernos esperan de la Comisión Europea unas directrices que aclaren los requisitos que deben cumplirse para conceder tales ayudas y "debatirlas" con los estados miembros, "para dar una respuesta proporcionada y coordinada".
El vicepresidente del Ejecutivo comunitario y comisario de Transportes, Siim Kallas, cifró en entre 1.500 y 2.500 millones de euros las pérdidas provocadas por el cierre del espacio aéreo durante seis días el pasado mes y que obligó a cancelar 100.000 vuelos y dejar en tierra a más de 10 millones de pasajeros.

Preguntado este martes por las ayudas a las aerolíneas, Kallas se mostró prudente y dijo que Bruselas analizará "con buenos ojos" las subvenciones cuando los estados miembros lo pidan, pero recordó las dificultades de las finanzas públicas tras la crisis económica y pidió que no se creen demasiadas expectativas porque "no hay mucho dinero disponible". A la petición de los 27 para establecer unas directrices claras, Kallas apuntó que las normas comunitarias permiten estas ayudas en situaciones "excepcionales" pero aclaró que esas situaciones "no se pueden definir de manera aritmética". Por eso abogó por estudiar "caso por caso" que sea notificado a la Comisión e ir "con pies de plomo" y calcular "con mucho cuidado" cuáles son las pérdidas reales. Otra forma de apoyo a las compañías aéreas que se barajó fue la posibilidad de permitir a las empresas aplazar el pago de las tasas de control aéreo, una opción que "no tuvo una cálida acogida" por parte de los ministros, admitió Kallas.
Sin embargo, los ministros de Transportes sí acordaron dar "máxima prioridad" a las medidas que permitan "acelerar" la puesta en marcha del cielo único europeo porque, en su opinión, permitirá evitar el caos vivido por la nube volcánica en abril.

  • 1