lunes, 18 febrero 2019
06:05
, última actualización
Economía

La CEOE se identifica con Rajoy

El PP convence a la patronal, que se le encomienda para cambiar la reforma laboral

el 25 jun 2010 / 19:08 h.

Mariano Rajoy, de espaldas, saluda a Gerardo Díaz Ferrán, presidente de los empresarios, tras su intervención.

Mariano Rajoy se sometió ayer al escrutinio de un foro repleto, además de caras amigas del partido, de empresarios que esperaban sus recetas contra la crisis una vez que el Gobierno ha desvelado sus cartas. Y Rajoy, que propuso poco, superó el examen y con nota. Al menos a ojos del presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que no ahorró en elogios.

"Ha sido coherente, sensato, con mucha profundidad y haciendo propuestas concretas, me ha parecido un buen discurso", aseveró al término del desayuno informativo del Fórum Europa. "Desde el punto de vista empresarial nos ha gustado mucho".

Puntos coincidentes en muchas materias, entre ellas, la reforma laboral, que Rajoy equiparó a "una serie de parches de dudosa eficacia". Afirmó que la negociación colectiva, que hace 30 años se producía a un nivel superior al de la empresa, hoy ya no tiene sentido porque supone condenar a éstas a una política laboral "de talla única" y a sus trabajadores a un mayor riesgo de perder su empleo.

Por ello abogó por una negociación entre empresarios y trabajadores dentro del ámbito de la empresa "porque sólo dentro se conocen las circunstancias de competencia, innovación y organización", que permiten ajustar el marco laboral a su realidad concreta.

Apostó por el reconocimiento de la formación continua como un "verdadero derecho de los trabajadores" y consideró necesaria una regulación clara, sencilla y aplicable de la extinción de los contratos -aclarar las causas de despido- porque frena la creación de empleo estable y estimula una litigiosidad elevada, añadió.

El líder del PP justificó la abstención de su partido en la votación del decreto de la reforma laboral porque cree que es posible mejorarla en el debate parlamentario, ya que no clarifica la indemnización de los 20 días y otras cuestiones como el contrato de 33 días o la intermediación laboral.

Respecto a los contratos, abogó por dejar claras las reglas del juego y que "la gente no tenga que estar continuamente en los tribunales".

Rajoy dijo que el PP actuará "de buena fe" e intentará que el proyecto sea "realmente útil" para las empresas y para los trabajadores porque "apoyar a las empresas es apoyar a los trabajadores y todo lo demás es demagogia barata", si bien reconoció que el problema del paro no se soluciona con un decreto, sino "con otra política económica".

En materia de cajas, instó a introducir reformas para hacer "incompatible" tener un cargo político y ser miembro de un órgano de gobierno de una caja de ahorros. Además, propondrá en la reforma de la ley que las entidades que lo deseen puedan separar la actividad bancaria de la fundacional, crear cuotas participativas con derechos de voto y "una definición más precisa de la normativa de los sistemas institucionales de protección (SIP)", con el objetivo de facilitar la captación de capital en los mercados.

Rajoy dijo, además, que promoverá un consenso político para que la Constitución recoja los principios de la estabilidad presupuestaria, "algo parecido" a lo que ya ha hecho Alemania.

Consideró "imprescindible" una nueva normativa de disciplina presupuestaria que establezca techos de gasto y de endeudamiento de las Administraciones. E insistió en que no es posible recortar el gasto sin reformas institucionales profundas que eviten duplicidades. "Si todos hacen de todo, no se usan bien los recursos, y éstos son escasos".

El ideario.

1.- Propone incluir la estabilidad presupuestaria en la Constitución, como ya hace Alemania, de modo que se fije un techo de déficit y gasto de las administraciones. Habría salvedad en caso de recesión.

2.- Aboga por hacer "incompatible" un cargo político y ser miembro de un órgano de gobierno de las cajas. Y para facilitar captar capitales, cuotas participativas con derecho a voto y SIP más claros.

3.- Reformar la negociación colectiva para dar más peso a los convenios de empresa sobre los sectoriales y favorecer así el "descuelgue" y aclarar las causas del despido son otras de sus propuestas.

4.- Apuesta por una "rebaja selectiva de impuestos" para apoyar la inversión empresarial y por una rebaja de 5 puntos en el Impuesto de Sociedades para las pymes y del IRPF para los autónomos.

5.- Está "dispuesto a hablar" de ampliar la edad de jubilación, aunque lo primero es hacer converger la edad de jubilación real con la legal (65 años). Es partidario de "incentivar" los planes privados.

6.- "Prohibir transferencias y gasto de las administraciones en ámbitos competenciales distintos a los propios" y "avanzar en una segunda descentralización y más competencias en los municipios".

Las reacciones. El Gobierno no ve posible cuantificar en la Constitución el déficit máximo para la economía española y, además, recuerda que la estabilidad presupuestaria es una obligación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, una norma europea que, como tal, está asumida por el derecho interno español y que fija ese límite en el 3% del PIB. Fuentes gubernamentales valoraron así la propuesta de Rajoy.

Por su parte, Rosa Díez, de UPyD, censuró la "hipocresía" del líder del PP por reclamar una reforma que despolitice la gestión de las cajas cuando hace unos meses sumó sus votos a los del PSOE para rechazar en el Congreso una propuesta suya.

  • 1