La cesta de Mary Poppins

La venta El Paisano, en Las Cabezas de San Juan, rifa una cesta para el 5 de enero que incluye coches, motos, cruceros, viajes al Caribe y un sinfín de productos para todo un año

el 26 oct 2014 / 12:00 h.

Los responsables de la venta El Paisano con algunos de los productos que conforman la cesta de Navidad más grande de España, valorada en 350.000 euros.  Los responsables de la venta El Paisano con algunos de los productos que conforman la cesta de Navidad más grande de España, valorada en 350.000 euros. Este periódico no ha podido comprobarlo con rigor, pero el dueño de la venta El Paisano, en el kilómetro 588 de la N-IV –a la altura de Las Cabezas de San Juan–, Luis Cadena, asegura tajante que no descarta lo del récord Guinness pero que, de momento, la suya es «la cesta navideña más grande de España». Desde luego su contenido no cabe en ninguna cesta conocida. Porque el afortunado de la papeleta que sólo cuesta cuatro euros en este asador de carretera tendrá que ir y venir varias veces para cargarlo todo. Y eso después de regalarse un crucero por el Mediterráneo con su pareja y hacer una escapada al Caribe, para los que se incluyen juegos de maletas. La cesta –el cesto es una metáfora, ya se sabe– incluye un coche deportivo y un todoterreno, una Harley Davidson, motos eléctricas, una casa de madera de 36 metros cuadrados, bicicletas, ordenadores, móviles y tabletas de los últimos modelos, una docena de carros de supermercado valorados en 400 euros, televisores, lavadoras, frigoríficos, vitrocerámicas o vajillas, un exagerado surtido de todas las legumbres conocidas en cubos de cinco kilos y un sinfín de artilugios útiles o inútiles como para rehacer el hogar o empezar una vida nueva. A la imaginaria cesta –real todo lo demás– la llaman La Gran Niña del Paisano, y evidentemente aspira a robarle protagonismo a Papá Noel y a los Reyes Magos, además a otros sorteos tradicionales de Navidad, aunque premiando en especies. Es la octava ocasión en que esta célebre cesta se sortea vendiendo un total de 100.000 números en la venta en la que su dueño presume de haberle vendido ya boletos a gente «de todos los rincones del mundo». «De aquí se han llevado papeletas ya clientes de Australia y de América», asegura Cadena, orgulloso de que por su establecimiento pasen a diario un millar de personas. El negocio es simple: 100.000 papeletas, a cuatro euros cada una; las mismas que sortea cada día la ONCE –de cuyos cupones, por cierto, también incluye la cesta 200 números para el 6 de enero de 2015–. La multiplicación arroja una cifra de 400.000 euros. Y el premio está valorado en unos 350.000. «Pero la cesta es sólo un atractivo de nuestro establecimiento, porque nuestro negocio son los cafés y las tostadas, las comidas y los asados», advierte este hostelero que comenzó «rifando unas cestas modestas, valoradas en 20.000 o 30.000 euros». Los números empiezan a venderse el día de la Virgen del Carmen «16 de julio» y a estas alturas «quedan muy pocos». Parar en El Paisano no es sólo un tópico de carretera más entre Sevilla y Cádiz, sino todo un espectáculo porque muchos de los productos de la rifa están expuestos en el establecimiento y porque la intriga de a quién le tocará hace subirle la bilirrubina a cuantos paran en la venta y no se resisten a llevarse su número. El año pasado, pese a que metieron a esta particular lotería decenas de miles de clientes la afortunada fue una vecina de Las Cabezas –el pueblo de al lado–, Carmen Rodríguez, que compró su numerito un día de verano que comió con su familia en la venta, que se olvidó del boleto y que finalmente lo encontró entre la ropa guardada en el armario, para alegría de sus siete hijos, la mayoría en paro.

  • 1