Deportes

La Champions se aleja otra vez a cinco puntos

El Atlético de Madrid dio un golpe de efecto en el Sánchez Pizjuán al llevarse una victoria importante frente al Sevilla, un rival directo en la lucha por los puestos de Liga de Campeones al que deja a cinco puntos de desventaja y además con la diferencia de goles particular a su favor. (Foto: Javier Díaz).

el 15 sep 2009 / 02:07 h.

El Atlético de Madrid dio un golpe de efecto en el Sánchez Pizjuán al llevarse una victoria importante frente al Sevilla, un rival directo en la lucha por los puestos de Liga de Campeones al que deja a cinco puntos de desventaja y además con la diferencia de goles particular a su favor.

El cuadro visitante se adelantó pronto, después se dejó empatar y, más tarde, volvió a tener ventaja poco antes de que el Sevilla se quedara con diez por la expulsión del italiano Enzo Maresca con más de media hora de juego por disputar, lo que fue definitivo.

Con dos equipos que presumen de ser de los más ofensivos del campeonato y de tener a los delanteros más realizadores, el choque no pudo empezar de otra manera, con continuos ataques sobre las dos porterías.

Además, los tres puntos en juego eran vitales para esa cerrada lucha por conseguir un puesto en la próxima edición de la máxima competición continental, por lo que hubo poca especulación sobre el terreno.

No obstante, el Atlético de Madrid tuvo más aire en el centro del campo e hizo intervenir mucho a sus dos peligrosos atacantes, el uruguayo Diego Forlán y el argentino Sergio 'Kun' Agüero, lo que desequilibró la balanza a favor de los del mexicano Javier Aguirre.

Así llegó el 0-1, después de que los atléticos lo hubiera intentado en alguna ocasión y en un pase pasado desde la izquierda que cruzó todo el área local y que culminó el argentino Maxi Rodríguez con un fuerte disparo raso.

Las cosas se le pusieron mal al Sevilla, porque el tanto, a los diecinueve minutos, no hizo más que redoblar la seguridad de los visitantes, quienes utilizaron mucho el extremo izquierdo, algo desguarnecido por las constantes subidas del lateral derecho brasileño Daniel Alves.

Los de Manolo Jiménez tuvieron muchas dificultades para entrar por las bandas y abusaron del juego por el centro y con balones largos en los que la defensa madrileña se mostró segura, por lo que a los dos delanteros locales, el brasileño Luis Fabiano y el malí Frederic Kanouté, le llegaron pocos balones claros para el remate.

Pese a esto, en el tramo final de la primera parte el Atlético bajó en su intensidad, cedió metros y el Sevilla tuvo más el balón y opciones para encontrar el empate, aunque nunca dispuso de la fórmula clara para conseguirlo.

La segunda parte se inició con los mismos tintes con los que acabó la primera, con el mando del Sevilla, aunque la diferencia fue en que a las primeras de cambio sí que encontró el gol, en una gran jugada de Luis Fabiano y Kanouté que culminó a placer Diego Capel tras el rechace del meta italiano Christian Abbiati.

Empezó otro partido con el conjunto andaluz más volcado sobre el área rival y un adversario que buscó el peligro a la contra y que logró marcar al aprovecharse Kun Agüero de otra indecisión de las que tiene acostumbrada la defensa sevillista esta temporada.

Además del 1-2, el conjunto local se complicó más la vida con la expulsión del centrocampista Enzo Maresca, quien le dio un cabezazo a Kun Agüero al cuarto de hora de este período, con lo que el italiano sólo estuvo en el campo siete minutos en el campo después de haber sustituido al danés Christian Poulsen.

El Sevilla, pese a su inferioridad numérica intentó con ganas el nuevo empate, con la entrada del delantero marfileño Arouna Koné, pero a costa de dejar algo desguarnecida la defensa, lo que también dio sus opciones al Atlético, que alternó el enfriar al partido para que pasara el tiempo con la creación de peligro en rápidas jugadas, aunque el 1-2 ya no se movió.

  • 1