Local

La chatarra caerá al fondo del mar

Gibraltar empezará a finales de mes el rescate del New Flame, unos trabajos que, según reconoció el Peñón, harán que parte de su carga de chatarra caiga al fondo del mar. El buque encalló el 12 de agosto y se partió el 22 de diciembre, arrojando más de diez toneladas de fuel al litoral andaluz. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 22:25 h.

TAGS:

Gibraltar empezará a finales de mes el rescate del New Flame, unos trabajos que, según reconoció el Peñón, harán que parte de su carga de chatarra caiga al fondo del mar. El buque encalló el 12 de agosto y se partió el 22 de diciembre, arrojando más de diez toneladas de fuel al litoral andaluz.

El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, compareció junto con el supervisor de las tareas de rescate de la empresa de salvamento Titan Salvage, Dan Schwall, que será la compañía encargada de cortar en dos el New Flame para facilitar las labores de rescate de la embarcación, que empezarán a finales de enero. Los trabajos se prolongarán durante meses.

Schwall explicó que se han instalado dos tensores Titán en la popa del barco y se han fijado dos anclas de diez toneladas conectadas a estos tensores así como una cadena cortante en el lugar del barco en el que está previsto efectuar el corte.

Los trabajos para cortar el barco se prolongarán durante tres días y, cuando se realice el corte, serán necesarios dos días más para estabilizar la sección de popa y atracarla en el lugar de anclaje autorizado. En la operación, el gobierno gibraltareño reconoció que parte de la carga de chatarra caerá al fondo del mar, pero aseguró que esa carga será recogida posteriormente.

La empresa Titan Salvage estimó que sus operarios tardarán entre tres y cuatro meses desde la retirada de la sección de popa en extraer la sección de proa y la carga del barco.

Caruana no precisó qué tipo de chatarra alberga el buque, ni ha informado qué empresa estadounidense es la propietaria del cargamento; sólo negó que en el New Flame haya baterías, según informó El País.

Medidas de seguridad. Para trabajar con la mayor seguridad posible, la empresa ha situado en las inmediaciones del New Flame el remolcador de salvamento primario Warrior, una gran plataforma para operaciones de corte de buques; un remolcador asistente versátil para operaciones de salvamento Mistral; así como un navío de apoyo de inmersión, que servirá de base para el equipo de salvamento y para las operaciones de buceo.

Tanto Schwall como Caruana incidieron en el refuerzo de los dispositivos para actuar en el caso de posibles vertidos, aunque han asegurado que los tanques de fuel están vaciados por completo y que en el caso de que se produzcan vertidos procederían de cantidades residuales en los espacios sometidos a bombeo.

Los responsables del proyecto, además, tampoco han descartado la posibilidad de que aparezcan manchas de aceite cuando se ejecute el corte, por lo que instalarán un dispositivo que resuelva cualquier fuga.

Así, el equipo de salvamento prevé utilizar dispersantes de petróleo, tubos de succión y flotadores de contención en el caso de que se produzcan escapes.

  • 1