miércoles, 23 enero 2019
23:46
, última actualización
Local

La ciencia toma el centro

La tercera edición de ‘La noche de los investigadores’ se celebrará el próximo 26 de septiembre y se traslada desde las instalaciones de CICUS hasta la Plaza Nueva, la sede de la Fundación Cajasol y el Ayuntamiento de Sevilla.

el 10 sep 2014 / 12:00 h.

TAGS:

investigadores_grande Un grupo de personas asiste a la celebración de un taller durante la pasada edición del evento. / F. DESQBRE Falta un mes para que las principales ciudades europeas celebren La noche de los investigadores. El evento, que es el más ambicioso proyecto de divulgación científica del viejo continente, tendrá lugar el viernes 26 de septiembre de manera simultánea en 350 ciudades de 32 países europeos, entre ellas Sevilla. Su objetivo es acercar a los ciudadanos la labor de los investigadores y los beneficios que aportan a la sociedad. Se trata, al fin y al cabo, de abrir las puertas de la ciencia al público de todas las edades y mostrarles hasta donde llega la repercusión de las investigaciones científicas en la vida cotidiana de los ciudadanos. Todo ello a través de talleres, exposiciones, conferencias y microencuentros científicamente rigurosos pero en los que el denominador común será un tono lúdico y festivo, con la idea de situar al público visitante en el centro de las actividades. En el caso de la capital hispalense La noche de los investigadores está promovida por el Ayuntamiento de Sevilla y por las dos universidades públicas de la ciudad, esto es, la Universidad de Sevilla y la Universidad Pablo de Olavide. Así, en esta tercera edición que se celebra en Sevilla habrá dos novedades fundamentales. La primera es que las actividades no sólo tendrán lugar durante la noche, sino que comenzarán muy pronto, a las 10.00 de la mañana. La segunda novedad es que, a diferencia del año pasado –que se celebró en las instalaciones del CICUS–, este año La noche de los investigadores se va a extender por el centro de la ciudad. En concreto se desarrollará en la Plaza Nueva –donde se ubicararán cinco carpas–, en las instalaciones del Ayuntamiento de Sevilla y en la sede de la Fundación Cajasol. De este modo, las actividades en la Plaza Nueva y en la Fundación Cajasol comenzarán por la mañana mientras que los eventos que acoge el Consistorio sevillano en su interior se iniciarán a las 19.00 horas de la tarde. LAS ACTIVIDADES Desde el Vicerrectorado de Investigación de la Universidad de Sevilla apuntan que el motivo principal por el que La noche de los investigadores se traslada de la sede del CICUS al centro de la ciudad es que «la Unión Europea», que financia el evento, «ha pedido que la ciencia salga a la calle y que se haga un evento único por ciudad». Además, destacan que como este año el inicio de la jornada se adelanta a la mañana «el número de actividades se multiplica con respecto a ediciones anteriores». Cabe puntualizar que a las 17.00 horas se celebrará un pasacalles por las inmediaciones de la Plaza San Francisco «con la idea de atraer a los viandantes que se encuentren por el centro de la ciudad», apuntan desde el Vicerrectorado. Con todo ello, pretenden «atraer al público más generalista, es decir, a personas de todas las edades que tengan inquietudes por la ciencia», han detallado. Por otra parte, como este año La noche de los investigadores coincide con la XXVI edición de la Carrera nocturna del Guadalquivir, los organizadores no han querido perder la oportunidad de hacer un guiño a esta prueba deportiva. Por ello han preparado actividades paralelas, como un taller de zumba por la tarde, «donde una serie de monitores coordinados con un grupo de investigadores de la Hispalense –para darle rigurosidad científica a la actividad– animarán al público visitante a ponerse las mallas y a bailar», aclaran. Mientras, desde el CSIC y la Casa de la Ciencia de Sevilla aseguran que están «muy entusiasmados» con las novedades que se han llevado a cabo en la planificación de la European Researchers’ Night –su nombre en inglés–. «Estos cambios escenifican que el evento va tomando importancia», aseguran desde la Casa de la Ciencia hispalense, quienes además se congratulan de que las instituciones que antes celebraban el evento por separado ahora se hayan unido, «lo cual da más visibilidad». «Hemos diseñado las actividades del evento de la manera más divertida e interactiva posible con el público, para que la gente venga y se quede», sostienen desde el CSIC. Al mismo tiempo se han preocupado de programar una serie de microencuentros con investigadores, «para los que hemos conseguido citar a los mejores científicos de Andalucía», resaltan. «Pensamos que sería interesante que las charlas con los investigadores se hicieran de una manera más informal y distendida», detallan, por eso han llegado a acuerdos con varios bares del entorno de la Plaza Nueva y la Plaza de San Francisco para realizar los microencuentros entre público y científicos. Aunque para poder asistir a esta actividad los interesados deberá inscribirse previamente a través de la web del evento: lanochedelosinvestigadores.fundaciondescubre.es Además, han preparado diversos talleres, como uno de cata de aceite y pan donde «el público aprenderá sobre la investigación que se hace en Andalucía en torno al aceite de oliva y los productos de panificación», aseguran. También han organizado un concierto de rock y blues interpretado por uno de los propios investigadores del CSIC. Con esta actividad pretenden «humanizar a los investigadores y demostrar que entre laboratorios e investigaciones también tienen facetas más artísticas». Taller en el que el profesor Díaz-Báñez aúna flamenco y matemáticas. Taller en el que el profesor Díaz-Báñez aúna flamenco y matemáticas. / F. DESQBRE Precisamente, el broche de oro para esta fiesta de la ciencia lo pondrá –como en la exitosa clausura de la edición anterior– el profesor de matemáticas de la Hispalense José Miguel Díaz-Báñez. Pertrechado con su guitarra para acompañar a dos cantaores flamencos, Díaz-Báñez hará una demostración en directo de cómo la aplicación informática que ha diseñado es capaz de reconocer los palos flamencos que interpretan los cantaores. Se trata, pues, de una prueba más de que la ciencia está cada vez más cerca de la ciudadanía. Sevilla no será la única ciudad andaluza que acogerá el evento sino que las ocho capitales de provincia se inundarán de actividades científicas durante ese último viernes de septiembre. Todo ello gracias al apoyo de la Comisión Europea a través del proyecto Researchers’ Square (La plaza de los investigadores) –de la convocatoria Marie Sklodowska-Curie– que hace posible que se celebre esta fiesta europea de la ciencia. En concreto, en Andalucía este acontecimiento cultural estará organizado por la Fundación Andaluza Desqbre, además de por el CSIC y las nueve universidades públicas andaluzas.

  • 1