Economía

La cita de ministros en Sevilla marcará el futuro del A400M

Por Sevilla. Es por donde pasa el futuro del avión de transporte militar A400M. Y lo será porque en la próxima cita que mantendrán el día 22 en la capital andaluza los ministros de Defensa de los países clientes, decidirán si se dan unos meses más para seguir negociando con EADS las condiciones del contrato de un avión que, con unas semanas de margen, volará a final de año.

el 16 sep 2009 / 04:16 h.

Por Sevilla. Es por donde pasa el futuro del avión de transporte militar A400M. Y lo será porque en la próxima cita que mantendrán el día 22 en la capital andaluza los ministros de Defensa de los países clientes, decidirán si se dan unos meses más para seguir negociando con EADS las condiciones del contrato de un avión que, con unas semanas de margen, volará a final de año.

Bajo la oscura sombra del reciente accidente del Airbus A330 de Air France y de la crisis económica, arranca hoy el Paris Air Show, la feria aeronáutica más importante del mundo que este año cumple su centenario. Y como cada dos años, con motivo de este encuentro bienal de la industria del aire, el consorcio europeo EADS esboza su estrategia y analiza los pasos de la compañía.

En esta ocasión, un programa, el del avión militar que se ensambla en San Pablo (Sevilla), el A400M, acaparó gran parte de la atención. No en vano, su futuro se perfilará en los próximos días, justo en la reunión que tienen previsto mantener en la capital andaluza los ministros de Defensa de los países clientes (España, Alemania, Francia, el Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y Turquía como lanzadores del programa y a los que se unieron Sudáfrica y Malasia). La cita será el día 22 para decidir si se conceden seis meses de plazo -a sumar a los tres que ahora expiran- para dar una oportunidad a las arduas negociaciones que mantienen con EADS.

Se trata de buscar una postura de consenso sobre tres aspectos, declaró el presidente de EADS, Louis Gallois, en el tradicional seminario a la prensa. A saber, fijar un calendario de entregas fiable (después de varios años de retrasos, ya que en 2009 debería haber entregado las primeras unidades), concretar las especificaciones técnicas y, lo más importante, renegociar las condiciones económicas y conseguir que los clientes asuman parte del sobrecoste derivado de la complejidad del motor y su desarrollo.

En Sevilla, por tanto, se decidirá si se continúa negociando o si algún país se decanta por la cancelación de los pedidos. Y aquí, varias posturas. Por un lado, Francia y Alemania ya se han pronunciado a favor de seguir los contactos, España nunca ha dudado y apoya el programa -por el empleo y la actividad que genera-, mientras que el Reino Unido es el país con más dudas al respecto.

Aun así, y en el peor de los escenarios, en el que los británicos decidieran dar marcha atrás y cancelar sus 25 encargos de A400M, Gallois señaló que no supondría "aniquilar" el programa, aunque evidentemente se resentirían los costes de producción. "Necesitamos al Reino Unido. Para nosotros sería un problema que no participara, pero no pondría en peligro el programa", aseveró.

"Mi esperanza, dijo Gallois, es que lleguemos a un acuerdo antes de final de año", circunstancia que, casualidades o no, podría coincidir con el primer vuelo de la aeronave. El máximo responsable de EADS confirmó que este hito se producirá a finales de año, aunque se dio unas semanas de margen. Por si acaso. Mientras tanto, los países que lo necesitan con más urgencia están buscando soluciones temporales. Gallois indicó que Francia "no excluye" la adquisición de aviones C295 (otro producto propio que se monta en San Pablo) como parte de una salida provisional.

Y, después de tantos quebraderos de cabeza ¿para cuándo será el avión rentable? Pues según su estimación, será posible recuperar la inversión -cabe recordar que aún no se han cuantificado las pérdidas ocasionadas- cuando se sumen otros 200 aviones a los 192 pedidos actuales.

  • 1