Local

La ciudad acogerá por primera vez en la historia el punto de partida de la ronda española

el 27 ago 2010 / 10:12 h.

TAGS:

Sevilla acogerá este sábado por primera vez en la historia de la  Vuelta Ciclista a España la etapa inicial de la ronda española, con  una novedosa contrarreloj nocturna en la etapa prólogo, que recorrerá  las calles más señeras de la capital andaluza, coincidiendo con el  LXXV aniversario de la carrera.

De hecho, esta contrarreloj individual de ocho kilómetros se  disputará en horario nocturno, tal y como ya se hizo en la etapa  prólogo de Reggio Calabria del Giro 2005, en una decisión en la que  los organizadores de la prueba esperan dar mayor espectacularidad a  la cita.

La Vuelta llegará a la ciudad hispalense tras 15 largos años de  ausencia. No en vano, la última etapa que se disputó fue en 1995,  cuando el francés Laurent Jalabert, actual seleccionador de ciclismo  de su país, se proclamó campeón de la quincuagésima edición por  delante de Abraham Olano, hoy director técnico de la Vuelta.

Fueron los últimos corredores de renombre que compitieron en  Sevilla. Muchas generaciones por detrás quedan el actual ganador,  Alejandro Valverde, y competidores como Samuel Sánchez o Cadel Evans,  nuevo campeón del mundo, de quienes por fin podrán disfrutar los  aficionados sevillanos.

DUODECIMA VISITA

Sin embargo, y en contra de lo que pudiera parecer, estos 15 años  en los que Sevilla no ha disfrutado de la Vuelta no son una excepción  en la historia de la ronda española. Probablemente, el hecho de que  sea completamente llana no haya ayudado mucho al protagonismo de la  ciudad en el mundo del ciclismo.

No fue esto un impedimento cuando nació la carrera allá por el año  1935. En aquella primera edición, la undécima etapa correspondió al  recorrido Granada-Sevilla, desde donde partirían los ciclistas al día  siguiente con destino a Cáceres. En 1936 también tuvo la ciudad su  dosis de ciclismo nacional. El inicio de la Guerra Civil marcó la  ronda hasta el punto de que no se pudo confirmar su inicio hasta el  día del estreno.  

Fueron la tercera y la cuarta etapa las que pasaron por Sevilla en  aquella ocasión. También estaría presente la capital hispalense en la  tercera edición, disputada en 1941 debido a los estragos de la  guerra, como destino de la tercera etapa y salida de la cuarta. Al  año siguiente ya no aparecería Sevilla en una ronda que dejaría de  disputarse, ahora por la II Guerra Mundial, hasta el fin del  conflicto bélico, en 1945, año en el que sí estaría presente en los  compases iniciales de la Vuelta. También volvería a pensarse en la  capital andaluza en 1946 y en 1950.

Después llegó un parón de nueve años dado que hasta 1959 no  regresarían los ciclistas a la ciudad de la Giralda en lo que no  sería sino un breve paréntesis en una historia de desencuentros. Y es  que la Vuelta tardaría aún más en pisar Sevilla tras aquella edición,  a la que no regresó hasta 1974, en una primera ausencia continuada de  tres lustros.  

Poco a poco, la presencia de Sevilla en la Vuelta se fue diluyendo  hasta que tuvo que conformarse con tener solamente apariciones  esporádicas en 1979, 1981 y, la última vez, en 1995, antecedente  inmediato del pistoletazo inicial de la prueba que sonará a orillas  del Guadalquivir.

  • 1