Local

La ciudad debe avanzar en la peatonalización

Entre el aluvión de propuestas más o menos embrionarias que se han lanzado en las primeras reuniones del futuro Plan Estratégico Sevilla 2020, el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, deslizó el viernes la idea de conectar las zonas peatonales del casco histórico con los paseos fluviales del muelle de las Delicias y del muelle de Nueva York y la Alameda de Hércules con el paseo de Juan Carlos I, en Torneo...

el 16 sep 2009 / 06:13 h.

Entre el aluvión de propuestas más o menos embrionarias que se han lanzado en las primeras reuniones del futuro Plan Estratégico Sevilla 2020, el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, deslizó el viernes la idea de conectar las zonas peatonales del casco histórico con los paseos fluviales del muelle de las Delicias y del muelle de Nueva York y la Alameda de Hércules con el paseo de Juan Carlos I, en Torneo. Por ahora no pasa de ser una idea que luego habrá que poner negro sobre blanco en documentos urbanísticos, pero es importante que desde el Ayuntamiento se haga ya hincapié en la necesidad de ir extendiendo la mancha de zonas peatonales que Sevilla ha ganado en estas dos últimas décadas. Algunas de las peatonalizaciones emprendidas han suscitado polémicas que, en la mayoría de los casos, se han guiado más por el resultado estético de los espacios que se ganaron al tráfico que por un cuestionamiento real de estos procesos. Incluso desde el pensamiento más crítico con la gestión municipal, pocos pueden ponerle algún pero a la recuperación para el ciudadano de espacios como la Avenida de la Constitución, la Alfalfa, la Plaza del Pan, la Pescadería, San Lorenzo o la misma Plaza Nueva. ¿O es que estaban mejor antes, cuando se hallaban atestadas de coches? Como es natural, esta política de peatonalizaciones debe tener un hilo conductor que dé uniformidad a los nuevos proyectos que se emprendan y se ha de acompañar de la puesta en marcha de los aparcamientos de la periferia de la corona histórica previstos en el Plan Director de Aparcamientos. Pero el que se pongan estos reparos no hace comprensibles actitudes tan hostiles a la peatonalización como las que se observan entre los vecinos y comerciantes de la calle Asunción. Están en su derecho a ejercer una oposición férrea al proyecto, pero se entiende mal esta actitud cuando el plan supone ganar tanto espacio público compartido en un barrio tan colapsado por el tráfico privado.

  • 1