viernes, 15 febrero 2019
10:04
, última actualización
Local

"La ciudad demanda una cara diferente con ideas y proyectos"

Una semana después de su designación, el candidato socialista a la Alcaldía de Sevilla empieza a perfilar los matices de su proyecto. Cree que «sería un gran error político» no rentabilizar el modelo de ciudad de Monteseirín, que define como «apuestas valientes» con las que antes nadie se atrevió.

el 05 jun 2010 / 18:10 h.

TAGS:

Juan Espadas.
-El otro día se lo preguntaba usted mismo en un artículo, ¿quién es Juan Espadas?
-Es un sevillano que nació en esta ciudad y ha vivido siempre aquí menos una corta estancia en Dos Hermanas. Me he dedicado fundamentalmente a trabajar en el ámbito de la administración pública, una época apasionante pero creo que en el ámbito autonómico he culminado un ciclo. Estoy razonablemente satisfecho, pero ahora mi partido me plantea esta opción. Es el reto más apasionante de mi vida.

-Llega además en un momento complicado por la crisis.
-La actual situación socioeconómica genera que para preparar un proyecto de cara a 2011 no valga con una cuestión de continuidad, sino que hay que hacer un buen ejercicio de diagnóstico, una autocrítica importante para recibir toda la herencia de transformación y decisiones que se han tomado estos años y convertirla en un nuevo proyecto político. No es fácil, y menos hacerlo desde fuera de la Corporación local.

-Da la impresión de que ha sido un candidato obligado.
-No, lo que sí ha pasado es que durante una serie de meses ha habido distintas alternativas encima de la mesa, distintas posibilidades y distintas personas que podían ocupar el puesto que hoy el partido me ha asignado a mí. La decisión se toma en el momento que el presidente Griñán asume la secretaría general del PSOE-A y decide hacer un cambio de gobierno. Ahí él y el secretario general del PSOE de Sevilla [José Antonio Viera] hablan y entonces deciden.

-¿Dice sí desde el principio?
-Se toma una decisión política, pero le pido a Viera que me dé garantías del grado de unanimidad que puede respaldar esa candidatura, yo no quería ser un candidato impuesto de la Ejecutiva Provincial. Viera entonces consulta y contrasta, hasta tener la seguridad de que iba a haber unanimidad. Además, entendemos que es lo que se necesita, lo que la ciudad demanda, una cara diferente con ideas y proyectos, porque no soy una persona estática ni de asumir la gestión pública como la continuidad de los proyectos, me gusta poner faros largos.

-¿Por qué se necesita ese cambio, esa imagen nueva?
-Lo que quiero decir es que la decisión del PSOE es que tres periodos de gobierno socialista en la Corporación local con un alcalde que no repite llevan a que el PSOE quiera presentar un proyecto nuevo, precisamente para renovar la confianza con un mensaje muy claro de cambio recibiendo la herencia en positivo de todo lo que se ha transformado la ciudad.

-¿Se siente el "mejor candidato disponible en estos momentos", como ha dicho Viera?
-Recuerden que el PP eligió a Zoido a finales de junio de 2007 y 48 horas antes Jaime Raynaud, que estaba ejerciendo la portavocía en la oposición, estaba convencido de que era el candidato. Lo del mejor candidato disponible me lo ha explicado el secretario general: con eso decía que he estado disponible para el partido siempre. Yo no me voy a obsesionar con esto.

-¿Ni aunque se vea como una devaluación de su candidatura?
-Si alguien quiere devaluar la candidatura de Juan Espadas diciendo que esto es lo único que tiene el PSOE para presentar se equivoca radicalmente, el PSOE tiene ésta y muchas otras opciones. Mi opción se ha elegido porque es la mejor y yo me voy a encargar de demostrar con firmeza entre los compañeros que es la mejor, la más innovadora y la más sólida.

-¿Es buen malabarista? Porque tendrá que hacer equilibrios entre asumir esta gestión y marcar un sello de novedad.
-No sé si soy buen malabarista o no, lo que sé es que aplico a mis decisiones sentido común. Tengo muy claro que el proyecto político socialista en Sevilla pasa por sacar adelante la puesta en valor de lo que se ha hecho, sería un gran error político no hacerlo. Han sido apuestas valientes que generan muchos conflictos cuando se ponen en marcha, pero cuando ya están hechas resulta que la gente está encantada. ¿Qué ha pasado en la calle Asunción? Ya no ha pasado nada, ¿dónde está la gente que no estaba de acuerdo?

-Dentro de los proyectos que han sido una apuesta importante pero al que le ha dado un pequeño palo es al de la Encarnación, ¿cree que se le ha ido de las manos al Ayuntamiento?
-El proyecto de la Encarnación responde a una decisión del Gobierno de Monteseirín que no había tomado ningún otro gobierno local, que es a un espacio urbano degradado y deteriorado darle una solución. Luego viene el segundo paso, que es qué hacemos, y se decide apostar muy fuerte, en términos de inversión pública e incluso en términos creativos, y se hace con unas circunstancias económicas radicalmente distintas a éstas. Es verdad que se hace sobre la base de unos parámetros técnicos que conllevan unos parámetros económicos que están por despejar, pero con el paso del tiempo surgen las dificultades técnicas y los costes adicionales que conllevan.

-¿Se arriesgó demasiado?
-No es que se arriesgara demasiado, es que la decisión se tomó en el arranque del segundo mandato con arreglo a la capacidad económica del Ayuntamiento. No nos escandalicemos porque un proyecto técnico se ha ido complicado. La situación ahora es que el proyecto hay que terminarlo: con lo que nos hemos gastado en esto, o sirve para lo que dijimos que iba a servir o entonces sí que hemos tirado el dinero. Y desde el punto de vista del gusto, me juego lo que quieran a que en cuanto esté terminado la ciudad lo va a hacer suyo, como la Avenida.

-¿No teme que el PP centre en debates como este la campaña?
-Yo ahí al PP no le voy a dar la más mínima razón, alguien que dice que en esta ciudad no se ha hecho nada bien desde 1999 no merece que yo debata nada, porque no tiene credibilidad. El día que Zoido reconozca que la peatonalización que se ha hecho en Asunción es un éxito empezará a tener credibilidad conmigo.

-¿Cómo se afronta Mercasevilla como candidato? Porque pueden salir más nombres...
-¿Y eso me va a deteriorar a mí y a mi proyecto político Sevilla 2011? Díganme cómo.

-Puede deteriorar al PSOE.
-Entonces vamos a analizar otro tipo de cuestiones. Primero veamos si efectivamente el PSOE tiene algo no que ver con eso, porque ahí lo que hay son decisiones judiciales respecto a conductas personales, con nombres y apellidos, no creo que haya un proceso abierto contra el PSOE en el juzgado de instrucción. Y vamos a no perdernos, porque al PP le gusta mucho hacer juicios paralelos, Zoido tiene esa componente de juez que no ha perdido en ningún momento a lo largo de su etapa política. Yo ahí a lo que digan los tribunales, no voy a dedicar ni un minuto a eso, lo que tenga que ser será. Pero no se puede construir ciudad sobre la base de la confrontación o judicializar la vida política.

-¿En su Sevilla de 2011 hay viviendas en Tablada?
-Tablada es un suelo no urbanizable de especial protección, eso tiene que estar absolutamente claro en la mente de todos, allí no vamos a hacer bloques. Lo que tenemos que discutir es el modelo de gestión de una superficie tan amplia, y no me vale sólo con plantar árboles. El Alamillo, por ejemplo, tiene un desembolso de gasto público muy elevado pero también unos beneficios tremendos en términos ciudadanos. ¿Puede ampliarse la oferta de servicios al ciudadano y generar unos ingresos que equilibren estos gastos? Pues claro.

-¿Y eso cómo se hace?
-La mejor forma de proteger es conseguir que al menos tenga un nivel de autofinanciación razonable. En Europa implican a la ciudadanía en el mantenimiento, plantean mecenazgos a organizaciones empresariales que asumen una parte del coste... Lo de la alianza público-privada no es sólo para las carreteras, tenemos que generar proyectos en espacios urbanos con iniciativa pública y privada.

-¿Cuáles por ejemplo?
-Pues programas de renovación urbana en barrios de más de 40 años o como Sevilla Este, con más de 100.000 habitantes y con solares no desarrollados que permiten perfectamente generar nuevas economías en esta zona. Esto habrá que hacerlo con la iniciativa privada, es la manera de que la ciudad siga viva aunque la situación económica dificulte la disposición de más crédito.

-Eso es de nivel alto, ¿ante el ciudadano cómo se venderá?
-Hombre, sé que esto lo cuento en Rochelambert y la gente no dice que qué bonito. Me voy a vender como un alcalde cercano, ya he dicho que quiero ser alcalde de los ciudadanos antes que de la ciudad, no soy de los que quiere pasar a la posteridad como el que dejó tal o cual icono.

-¿Y qué se hace con servicios públicos básicos con enormes problemas, como Tussam?
-No voy a interferir en absoluto en la negociación sindical, pero la primera premisa es pedirle a la oposición que saque de la confrontación política a Tussam y Mercasevilla, desde el punto de vista del nombre de la empresa, de su futuro y de los trabajadores. Otra cosa es la vía judicializada, ojo. Hay una cuestión irreversible, y es que o hacemos un plan de viabilidad o Tussam está en peligro, y eso lo saben los trabajadores. No basta, señor Zoido, con ponerse de perfil, usted tiene que meterse ahí. Y hay que buscar un acuerdo político de las tres fuerzas políticas del Ayuntamiento.

-¿Cuál debe ser el modelo de relación con IU? El PP lo va a aprovechar para debilitarle...
-Yo quizás vaya un poco contra natura, pero parece que aquí lo de criticar a Torrijos es como un deporte sencillo, apúntese a este deporte que todo el mundo lo hace y es bueno. Creo que hay que ser un poquito más serios. PSOE e IU diseñaron un programa político y el balance global de ese pacto es elevado, sino ya se habría roto. Otra cosa es si esto es sin más lo que el PSOE o el candidato de 2011 quiere hacer en Sevilla. Yo he dicho que no, yo aspiro a un proyecto ganador que no necesite para gobernar ninguna otra fuerza política.

-Sí, pero se da por hecho que el pacto seguirá sobre la mesa.
-Lo que no es de recibo es que se diga siempre que, como no se va a conseguir la mayoría de nadie, pues ustedes gobernarán con IU. No, primero las mayorías las deciden los ciudadanos, no los partidos, por lo tanto me parece un insulto decir eso por parte del PP. El PSOE va a hacer un proyecto político para gobernar en solitario. ¿Yo voy a gobernar con Torrijos? No, yo voy a ganar las elecciones.

  • 1