Cultura

La ciudad, ese gran plató

Ya hay quien viaja a Nueva York en busca de los escenarios de sus películas preferidas; quien vuela hasta Nueva Zelanda para pasearse por los pastos de El señor de los anillos.

el 14 sep 2009 / 21:51 h.

Ya hay quien viaja a Nueva York en busca de los escenarios de sus películas preferidas; quien vuela hasta Nueva Zelanda para pasearse por los pastos de El señor de los anillos; o quien visita para conocer la escuela de magia de Harry Potter. Ya hay un libro, Ciudades del cine, que recoge los mejores platós naturales de la historia del cine.

Los historiadores del cine Rafael Dalmau y Albert Galera recorren en el libro Ciudades del Cine las películas fundamentales vinculadas a las principales ciudades del mundo. En la presentación de la obra la semana pasada, publicada por Raima Ediciones, Dalmau y Galera comentaron que "más que un libro de cine, se trata de un libro de viajes", que lleva al lector por el Nueva York de Woody Allen, el Madrid de Alejandro Amenábar y la Barcelona de Pedro Almodóvar, entre otros muchos destinos.

De la mano de estos dos "turistas nada accidentales", como ellos mismos se definen, se puede descubrir el Frenesí que la ciudad de Londres provocó a Alfred Hitchcock o el Vértigo que le produjo San Francisco, recorrer Roma con Federico Fellini o, como no podría ser de otro modo, morir en la Venecia de Visconti.

Galera asegura que han pretendido hacer una recopilación de las películas que les gustan a ambos en relación a las catorce ciudades más cinematográficas del mundo. Admite Galera que "si en algunas ciudades la dificultad estribaba en la escasez de películas, en otros casos como en Nueva York lo difícil es seleccionar".

Un problema añadido es que por razones de espacio los autores se autoimpusieron el límite de cuatro películas por ciudad. En esa relación han incluidos filmes en los que son protagonistas Nueva York, París, Los Ángeles, Londres, San Francisco, Barcelona, Buenos Aires, Madrid, Roma, Berlín, Venecia, Moscú, Hong Kong y Estambul.

Los autores han añadido un último capítulo en el que figuran una película por ciudad: la Viena de El tercer hombre, de Carol Reed; el Sydney de La última ola, de Peter Weir; el México D.F. de Amores perros, de Alejandro González Iñárritu, y el Tokio de Lost in Translation, de Sofia Coppola.

Precisamente, con este último apartado, comenta Rafael Dalmau, descubrieron que El tercer hombre es quizá "el filme en el que salen más exteriores, con calles, casas e incluso alcantarillado de Viena".

Ambos autores proclaman que Ciudades del Cine pretende ser "un libro para cinéfilos, pero también para turistas que pretendan pasear por las mismas calles que ya recorrieron los actores más cotizados de la historia, sentarse en los mismos bancos o beber en los mismo bares en los que caminaron, descansaron o se refugiaron Martin Scorsese con Taxi Driver, Woody Allen con Manhattan, o incluso Jean Pierre Jeunet el el París de Amélie". Precisamente, en cada película se incluye una guía con las localizaciones, los lugares de rodaje y los emplazamientos reales en los que se filmaron.

  • 1