Local

La ciudad no cederá suelo público para una mezquita

La mezquita tampoco irá en Cartuja. Después de que el TSJA tildase de "fraude" la cesión de suelo en Los Bermejales, ahora el Ayuntamiento, con un informe jurídico en la mano, cree que todos los terrenos que barajó para ubicar el templo podrían ser tumbados en los tribunales. Por eso no cederá ningún suelo público.

el 15 sep 2009 / 16:57 h.

TAGS:

N. Jiménez / J. Alonso

La mezquita tampoco irá en Cartuja. Después de que el TSJA tildase de "fraude" la cesión de suelo en Los Bermejales, ahora el Ayuntamiento, con un informe jurídico en la mano, cree que todos los terrenos que barajó para ubicar el templo podrían ser tumbados en los tribunales. Por eso no cederá ningún suelo público.

Tras cinco años de vaivenes, el proyecto vuelve a punto muerto. Ahora mismo, la comunidad islámica no tendría cabida en la ciudad. Primero fue por el rechazo vecinal y ahora porque el Consistorio no encuentra la fórmula jurídica que avale el proyecto. La ubicación en la Cartuja, junto a Carlos III, incluso provocó el rechazo de Cartuja 93 (cuyo principal accionista es la Junta) y Agesa (sociedad del Estado). Así pues, la única opción sería que el templo se levantase en un suelo privado, lo que no saldría nada barato.

Los únicos suelos municipales que podrían valer para la mezquita son los suelos de interés público y social (SIPS) con carácter privado, alrededor del 10% del total de los terrenos con esta calificación. Ninguno tiene las dimensiones requeridas y todos ellos están dentro de zonas residenciales. El Ayuntamiento apostó por ubicar el templo musulmán alejado de las viviendas para no tener más problemas con los vecinos.

El informe jurídico de Urbanismo asegura que la sentencia del 30 de septiembre de 2008 del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) provoca que la mezquita sólo se pueda construir en SIPS que admitan un "equipamiento o servicio público privado" o en cualquier zona residencial, comercial o industrial de la ciudad, ya que todas las ordenanzas admiten en ellas "equipamientos y servicios públicos" en su categoría de socio cultural.

"En ambos casos -añade- tendría que seguirse el procedimiento de adjudicación acorde con la naturaleza privada del suelo". Esto es, que si el Ayuntamiento es el titular del terreno, sólo cambiaría de manos por concurso público, y no por concesión, según la Ley de Bienes de Entidades Locales. Además, el informe indica que la parcela de la Cartuja está calificada como equipamiento comunitario, "pero también de carácter público". "En consecuencia, la situación es idéntica a la que ha dictaminado el TSJA", concluye. Es decir, que si alguien recurre la ubicación de la mezquita en la Cartuja, tendría ya un antecedente a su favor y, por tanto, muchas posibilidades de tumbar el proyecto.

Fue una mala elección. Dado que ni Cartuja 93 ni Agesa están de acuerdo con esta ubicación, el Ayuntamiento quiere evitar males mayores y, al tiempo, no "prevaricar" al obrar en contra de un fallo judicial, según dijo ayer el edil de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien defendió que la postura de Cartuja 93 no ha influido en la decisión final. Además, apuntó que la sentencia afecta a todos los terrenos de este tipo, entre ellos los que el anterior edil de Urbanismo, Emilio Carrillo, ofreció como alternativas: El Higuerón, Santa Bárbara y Villanueva del Pítamo.

Malik Ruiz, portavoz de la comunidad islámica, exigió ayer al Consistorio que agilice el proyecto y apuntó que si hubiera un trato discriminatorio acudirían a los tribunales por los perjuicios que han sufrido durante estos cinco años.

  • 1