Deportes

La ciudad no es para mí

El gran vivero del atletismo sevillano está en los pueblos, donde la forma de vida conecta mejor con las exigencias de este deporte. Salvo Manolo Olmedo, los mejores atletas sevillanos de alto nivel no han nacido en la capital y las promesas también siguen surgiendo en la provincia...

el 15 sep 2009 / 22:03 h.

El gran vivero del atletismo sevillano está en los pueblos, donde la forma de vida conecta mejor con las exigencias de este deporte. Salvo Manolo Olmedo, los mejores atletas sevillanos de alto nivel no han nacido en la capital y las promesas también siguen surgiendo en la provincia...

Antonio Reina, de Osuna; Pentinel, de San Juan de Aznalfarache; Raúl Fernández, de Brenes; Luis Alberto Marco, de Dos Hermanas: López Reina, de Utrera, Amparo Cotán, de Olivares; Kevin López, de Lora... Surgen, además, en condiciones mucho más precarias en cuanto a instalaciones, un hándicap que no impide que dominen en el panorama nacional.

Villamanrique es un caso especial. Allí crecen varios de los mejores lanzadores de España en categorías de menores, tanto, que entre el ramillete de discóbolos, pesistas y jabalinistas que entrena José Alberto Rodríguez, Chapa, se reparten títulos y récords nacionales por doquier. Todo empezó con Juan Antonio Medina, un chico que ha ido pulverizando registros y acumulando podios al estilo de Manuel Martínez desde el círculo de peso; al compás tuvo éxito con el dardo Pablo Rodríguez y ese camino abierto lo continúan los hermanos Cuervo y María José Márquez.

José Cuervo, cadete de segundo año, va borrando de la tabla de récords a su hermano, que en esta temporada irrumpe en júniors. Desde los rudimentarios y artesanales círculos con los que cuentan en Villamanrique, donde han improvisado con imaginación un gimnasio, los Cuervo dominan el panorama nacional con insultante superioridad, guiados por Chapa y apoyados por el club Sevilla Abierta, que arropa la Diputación provincial. Antonio se proclamó el año pasado campeón de España juvenil de disco en Almería con récord del campeonato (53,56), aventajando en casi dos metros al segundo clasificado. Además, tiene el récord nacional cadete (60,80) desde 2006 y antes el infantil...hasta que apareció su hermano.

José Cuervo no sólo le arrebató el tope nacional de disco infantil a Antonio tras tirar en 2007 53,10 (su hermano lo tenía en 44,96), sino que también tiene el de peso (16,05, antes en 14,95), que en categorías cadete y juvenil también poseen dos manriqueños: Jonathan Márquez (16,63 en 2004) y Juan Antonio Medina (18,51 en 2004). En su primer año de cadete, José Cuervo se proclamó subcampeón de España de disco y fue bronce en peso en indoor. Su compañera de entrenamientos, María José Márquez, se proclamó igualmente subcampeona nacional cadete el año pasado en disco, a 14 centímetros del oro (36,50).

"Villamanrique sigue estando igual que hace 40 años, los niños siguen yendo al arroyo. En la ciudad se juega a la wii en casa" aduce Laura Real, ex atleta tomareña y ahora entrenadora y directora técnica del Sevilla Abierta. "Juan Antonio y Pablo empezaron tirando piedras en el campo", recuerda Chapa. "Hay muchas zonas verdes y de recreo, las instalaciones están cerca...", añade. En Villamanrique no hay escuela específica de atletismo. "Hay 300 niños que hacen deporte, todos hacen de todo, yo los sigo y busco lo que me interesa para incorporar a mi grupo de lanzadores".

Brenes tiene otro diamante. Y si en Villamanrique hay lanzadores, en Brenes, saltadores. Después del campeón de Europa de longitud Raúl Fernández, ya retirado, y los hermanos Bakali, y de la mano del mismo entrenador que los pulió, Rufino Espejel, ha saltado al escenario previo a la élite nacional Francisco José Rodríguez Gaona, un triplista fino que en la pasada temporada confirmó en cadetes su dominio en infantiles (tiene el récord nacional), ganando el título del campeonato de España y colgándose la plata en la longitud. Ahora afronta el primer año de juvenil, con el Mundial de la categoría, y el Europeo júnior, en el horizonte.

"El referente de Raúl está aún ahí, pero este deporte es muy difícil, muy sacrificado, y que salgan chicos con posibilidades en estas categorías no quiere decir que vaya a llegar ", avisa Espejel, quien capta adeptos en los colegios para la escuela deportiva de atletismo, que engrosan 40 chicos. "No tengo el apoyo que tienen ellos en Villamanrique y la competencia del fútbol es un problema no sólo para atraer niños, también para ganar la atención de los políticos". Y sentencia: "del atletismo no se vive, ahora tenemos resultados, pero no sabemos qué pasará en dos años".

  • 1