Local

La ciudad que nos prometieron. La ciudad que hoy nos encontramos

La ciudad prometida. ¿Se imaginan como sería hoy la Sevilla que desde hace años se viene prometiendo? Parece increíble, pero en esta ciudad no existe a día de hoy ni una sola obra pública que cumpla el calendario previsto. Y no hablamos de retrasos de algunas semanas...

el 15 sep 2009 / 22:02 h.

TAGS:

La ciudad prometida. ¿Se imaginan como sería hoy la Sevilla que desde hace años se viene prometiendo? Parece increíble, pero en esta ciudad no existe a día de hoy ni una sola obra pública que cumpla el calendario previsto. Y no hablamos de retrasos de algunas semanas. En casos como el Metro, dicho retraso se acerca ya a los tres años. Pero, ¿cómo sería la Sevilla del 1 de febrero de 2009 si estos retrasos no se hubieran producido?

Sevilla disfruta de su Metro. Llevamos ya 42 días disfrutando de la línea 1 de Metro; el hundimiento del quiosco del pasado 26 de noviembre quedó como una anécdota más a contar dentro de la larga historia del suburbano hispalense. La adaptación de los sevillanos a este nuevo medio de transporte en la ciudad se puede calificar de sobresaliente. Hay un flujo constante de pasajeros en las estaciones del interior de la ciudad, especialmente las situadas entre el Prado y Gran Plaza y, como era de esperar, se han superado todas las previsiones.

El nuevo techo de Sevilla. Por fin se aprecia de forma notable la estructura de la Torre Cajasol sobre el suelo sevillano, el esqueleto de la misma ha alcanzado ya una altura de unos 120 metros sobre el nivel de la superficie. La Giralda ya no es el edificio más alto de la ciudad y sigue siendo tan hermosa y admirada como siempre. Muchos curiosos venidos desde otros puntos del globo se preguntan por el proyecto y ansían saber cuándo estará culminado. Son conscientes de que supondrá un activo más para venir a la ciudad y que servirá de perfecto mirador para ver la misma desde otra perspectiva.

El centro del Centro. Las obras de la plaza de la Encarnación llegaron a su fin a finales del año pasado. Tras más de 30 años de espera, este espacio vacío en el corazón mismo de la ciudad se ha convertido en uno de los espacios más vanguardistas y comentados del viejo continente. La transformación de la plaza y su entorno ha sido un proceso largo y desarrollado en varias fases. El basto solar ha dejado paso a un espacio que estaba por nacer y del que, por fin, hoy podemos disfrutar. Esta Semana Santa será muy especial para muchas hermandades que realizan su estación de penitencia por la zona, bajo los imponentes parasoles de madera, pues serán protagonistas de forma directa de una nueva estampa que con toda seguridad dará la vuelta al mundo.

Ciudad de la Justicia. Tras largos años espera, la construcción de la Ciudad de la Justicia inició su andadura a mediados del año pasado. Ya van varios meses de construcción y se espera que en 2011 esté a pleno rendimiento, el complejo está ubicado en una zona muy privilegiada, justo al lado de un importante nudo de comunicaciones y puerta de entrada del área metropolitana a la ciudad. En definitiva, a los sevillanos nos queda muy poco para poder contar con nuevos e importantes servicios, vitales para acelerar y mejorar la calidad de la justicia.

La triste realidad. La línea 1 de Metro no tiene fecha para su inauguración. La obra ya lleva acumulado más de 31 meses de retraso y respecto al resto de líneas no se conocen detalles, ni por supuesto fechas. En el lugar donde irá la Torre Cajasol únicamente se aprecia un inmenso solar sin apenas movimiento de máquinas. La incertidumbre es total. La situación de las obras en la plaza de la Encarnación puede ser calificada como indeterminada. La Ciudad de la Justicia ha vuelto a planificarse en su lugar original una vez más, pero no hay ni una sola fecha, tan sólo alguna que otra declaración de intenciones. A pesar de todo, lo más importante es que lo expuesto en los puntos anteriores se puede llevar a cabo. Nada está perdido ni nada nos lo impide, pero está en nuestras manos conseguir el objetivo. Sólo depende de nosotros ser la gran ciudad histórica, moderna, amable e integradora que todos deseamos.

  • 1