lunes, 25 marzo 2019
20:21
, última actualización
Local

La ciudad recibe la nueva imagen del Resucitado

La imaginera Encarnación Hurtado entregó hace unos días a su ciudad natal la nueva imagen del Resucitado que venía realizando en su taller de la ciudad de Sevilla desde hacía varios meses.

el 15 sep 2009 / 22:24 h.

TAGS:

La imaginera Encarnación Hurtado entregó hace unos días a su ciudad natal la nueva imagen del Resucitado que venía realizando en su taller de la ciudad de Sevilla desde hacía varios meses.

En el recibimiento de la talla estuvieron, entre otros, el alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA); la concejal de Servicios Sociales, María Dolores Pascual; el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Emilio Alfaya; y la propia autora.

La imagen permanece ahora custodiada en las instalaciones de la casa de hermandad de la que dispone la asociación parroquial del Resucitado en la calle Cristo de los Afligidos, conocida popularmente como La Fuente. Permanecerá allí hasta que las autoridades eclesiásticas den el visto bueno definitivo para su posterior traslado hasta la parroquia. La escultora detalló que, se trata de una imagen "de 1,75 metros de altura, aproximadamente, aunque las dimensiones totales, incluyendo la peana y la sábana, son de unos 2,30".

Realizada por completo en madera de cedro real, está policromada con la técnica del óleo al pulimento. Dicha talla "es algo peculiar, porque aparece levitando, como una imagen exenta, salvo por su parte posterior, a la altura de la cintura, desde donde sale la sábana", agregó.

Inspirada en los modelos barrocos, no presenta señales de sangre ni heridas, salvo las cinco llagas en los pies, manos y costado. "Está tallada siguiendo un estudio anatómico pormenorizado, pero suave, es decir, sin mostrar una anatomía fuerte", expuso la autora, que recibió el encargo hace año y medio.

Es un trabajo realizado "con mucha calma, cariño e ilusión", del que se siente "satisfecha y contenta", sobre todo porque aunque a todos los encargos les pone todo su empeño, aunque al ser de su pueblo le supone doble emoción.

  • 1