Local

La ciudad se prepara para volver a disfrutar de la Plaza de España

Cuando se abra al público el próximo miércoles faltarán tres días para que se cumplan 110 meses desde que fue cercado con un muro de piedra blanca. La Plaza de España de Écija, será algo nuevo para toda una generación de vecinos de la ciudad. (Foto: MR)

el 14 sep 2009 / 20:58 h.

TAGS:

Cuando se abra al público el próximo miércoles faltarán tres días para que se cumplan 110 meses desde que fue cercado con un muro de piedra blanca. El Salón, la Plaza de España de Écija, será algo nuevo para toda una generación de vecinos de la ciudad.

Los más viejos casi lo asumen como algo normal, restando importancia al anuncio de apertura de la emblemática plaza. "Pasear ya podemos pasear por el Salón, lo que no podemos es meternos dentro", señala, no sin razón, un jubilado de los muchos que, desde hace un año, contemplan las obras de reconstrucción de la explanada.

Los que se van a encontrar una plaza nueva en lugar de un solar en obras son los más jóvenes, los que nacieron con la década de los 90 del siglo pasado ya empezada. El muro que privó a los vecinos de la más emblemática de sus plazas se empezó a levantar el 8 de octubre de 1998, inmediatamente antes de que se desmantelara el Salón, que ya entonces había sido objeto de catas que agujerearon su superficie en busca de los primeros datos que echaran luz sobre la posibilidad de construir un estacionamiento en toda la extensión de su subsuelo.

Las catas se convirtieron en excavaciones arqueológicas y las obras del Salón en eternas. El ecijano de a pie, entre paciente, resignado y guasón, se limitaba a aplicar el viejo dicho de que "estas obras van a durar más que las de Santa Cruz". Con la aclaración al forastero de que Santa Cruz es la parroquia mayor de Écija, se levantó entre el siglo XV y el XIX y que aún no está terminada.

Las excavaciones arqueológicas se terminaron en julio de 2003, en una primera fase, al poco de acceder al poder la coalición PSOE-IU y pasar el PA, con Julián Álvarez a la cabeza, a la oposición. El nuevo equipo de gobierno remitió a la Junta de Andalucía -la autoridad competente en la materia- el informe de lo hecho hasta el momento para que decidiera si la plaza podría albergar un aparcamiento subterráneo. La Consejería de Cultura dictaminó que la mitad oriental del Salón era intocable y los restos arqueológicos allí desenterrados debían conservarse en el sitio donde fueron hallados. En la mitad occidental, la más cercana a la casa consistorial, no había cortapisas para el parking.

La decisión no estuvo exenta de polémica desde el mismo seno del Gobierno local, en el que uno de los socios, IU, se había mostrado contrario al estacionamiento - al igual que algunos ediles del PSOE en la época del mandato del PA- mientras que los socialistas no se negaban al parking si éste era posible. Se optó por la segunda opción.

Más beligerante fue el PA, que veía un agravio comparativo en la decisión de Cultura y tildó el aparcamiento subterráneo posible (299 plazas) de "reducido" y de "inviable económicamente". Los andalucistas y grupos afines anunciaron, además, querellas contra el alcalde, Juan Wic (PSOE), y contra Cultura por supuestos atentados al patrimonio que jamás llegaron a materializarse.

Terminada la obra del parking, se inició, en noviembre de 2006, la reconstrucción del Salón, según un modelo consensuado entre el ganador del concurso de ideas celebrado para ello, Félix Pozo, las fuerzas políticas y la mayoría de asociaciones y colectivos de la ciudad de todo tipo. Ésa es la plaza que se abre el miércoles. Casi una década después.

  • 1