Local

La ciudad volvió a vivir la pesadilla de la crecida del Calzas Anchas

El 21 de noviembre de 2007 pasará a la historia como otro momento dramático en la trayectoria del arroyo Calzas Anchas que volvió a desbordarse seis años después provocando daños por más de 100 millones de euros. Los damnificados todavía esperan todas las ayudas previstas. (Foto: Auxiliadora Villar)

el 14 sep 2009 / 21:56 h.

TAGS:

El 21 de noviembre de 2007 pasará a la historia de Utrera como otro momento dramático en la trayectoria del arroyo Calzas Anchas que volvió a desbordarse seis años después provocando daños por más de 100 millones de euros. Los damnificados todavía esperan todas las ayudas previstas.

Las fuertes precipitaciones de la jornada provocaron el desbordamiento de un arroyo pendiente de su desvío desde hace cinco años, un proyecto que por fin la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) está dispuesta a emprender y que se ejecutará a lo largo de 2008.

Cayeron más de 100 litros de agua por metro cuadrado en la ciudad, lo que obligó a desalojar a un centenar de vecinos, principalmente en las barriadas de Coca de la Piñera y La Fontanilla, lo que puso en jaque a los trabajadores municipales, a los bomberos de varios municipios, a la Policía Local y a Protección Civil, a los que se sumaron la Guardia Civil, el personal del Consorcio del Huesna y de la empresa de limpieza FCC, así como agentes del Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA), de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La tromba de agua afectó a medio millar de viviendas, así como a establecimientos comerciales situados a lo largo de la calle Molares, Curro Guillén, San Juan Bosco, Las Mujeres, Plaza del Altozano, Plaza de la Constitución, Álvarez Quintero, Plaza de Santa Ana, Fernanda y Bernarda, entre otras.

En la Avenida de Los Palacios el agua llegó a alcanzar más de un metro de altura.

Desde el Ayuntamiento de Utrera cifraron los daños en más de 100 millones de euros: unos 30 por los destrozos en las infraestructuras de la ciudad, 12 más por los sufridos en viviendas y comercios y el resto en el campo, especialmente perjudicado por las inclemencias meteorológicas.

Llegó después otra riada, la de la solidaridad, donde vecinos, empresas y colectivos de todo tipo se sumaron alas iniciativas para recaudar fondos para ayudar a los damnificados. Entre las iniciativas más llamativas, un radiotelemaratón en el que se recaudaron unos 80.000 euros de distintas donaciones, así como un festival taurino de carácter benéfico impulsado también para recaudar dinero.

El Gobierno y la Junta de Andalucía también aprobaron ayudas extraordinarias para hacer frente a la situación, si bien la tramitación de los expedientes lleva tiempo y todavía resta por cobrar la mayor parte de las compensaciones contempladas por la ley para estos casos.

El proyecto de desvío del arroyo ya está aprobado y supondrá una inversión de más de 12 millones de euros. Contempla también la recuperación medioambiental del cauce. Se trata de una de las grandes obras de infraestructuras de la que depende el desarrollo de la ciudad.

Este arroyo cruza Utrera de este a oeste y su desvío será financiado al 70% con fondos europeos y resto con cargo a las arcas municipales, de las que saldrán 3,6 millones de euros. El nuevo trazado discurrirá perimetralmente las nuevas áreas de expansión urbanística del término municipal y evitará que la localidad vuelva a sufrir riadas como la del 21 de noviembre.

  • 1