Local

La Comisión Local de Patrimonio arranca en otoño con 24 miembros

El Ayuntamiento aprobará en septiembre la creación de la Comisión Local de Patrimonio, un órgano a caballo entre Urbanismo y Cultura formado por 24 miembros que se encargará, desde el otoño, de supervisar todas las obras que se promuevan en las zonas con protección patrimonial delegada. Foto: Juanma Rodríguez.

el 15 sep 2009 / 09:07 h.

TAGS:

El Ayuntamiento aprobará en septiembre la creación de la Comisión Local de Patrimonio, un órgano a caballo entre Urbanismo y Cultura formado por 24 miembros que se encargará, desde el otoño, de supervisar todas las obras que se promuevan en las zonas con protección patrimonial delegada.

Sevilla será, después de Marchena y Écija, la tercera ciudad de la provincia en contar con una Comisión Local de Patrimonio, un órgano consultivo conformado en este caso por 24 miembros que, una vez se constituya en septiembre, supervisará cuantas licencias de obras se soliciten a la Gerencia Municipal de Urbanismo que afecten a los sectores del casco histórico delegados por la Junta de Andalucía.

Esto es, que la Comisión Local de Patrimonio será, desde el otoño -cuando se prevé que entre en funcionamiento- la que otorgue o no permiso a los promotores, públicos o privados, que pretendan acometer obras en 21 de los 30 sectores que cuentan a día de hoy con planes especiales de protección convalidados por la Junta y, por tanto, con tramitación e inspección dependientes de Urbanismo.

La llegada de la Comisión Local de Patrimonio comporta un cambio al respecto. La tutela patrimonial sobre estas 21 zonas protegidas municipalizadas -a las que se unirán las demás una vez sean aprobados por la Junta sus planes especiales- no descansará ya sólo sobre Urbanismo, sino también sobre la Delegación municipal de Cultura. No en vano, han sido ambas las que han estado estos últimos meses consensuando el modelo y superando las trabas burocráticas.

Estructura . El nuevo órgano estará presidido por el alcalde y bajo él habrá dos vicepresidentes: el delegado de Urbanismo, actualmente pendiente de nombramiento tras la dimisión de Emilio Carrillo, y la de Cultura, Maribel Montaño. Habrá un secretario, en principio el del Ayuntamiento -salvo que delegue en alguien con potestad de Urbanismo-; y a partir de ahí empiezan los vocales: tres de Cultura y tres de Urbanismo, uno de la Delegación Provincial de Cultura de la Junta, otro de la de Obras Públicas, tres del Consejo Económico y Social (CES) y otros tres por cada universidad con sede en la ciudad (la Hispalense, la Olavide y la Unia). Hasta aquí, todos tendrán voz y voto (salvo el secretario).

Sólo con voz estarán los representantes (uno por entidad) de los colegios profesionales: del Colegio de Arquitectura, de Aparejadores, de la sección de Arqueología, del Colegio de Geógrafos, de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria y del Colegio de Administradores de Fincas.

Llama la atención la ausencia de los colectivos conservacionistas, que sí han estado presentes con su voz en la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta hasta que renunciaron a su representación "por hacer estéril la presencia de las entidades ciudadanas al anular su voz y voto y no recibiendo adecuadamente nuestras consideraciones, apoyadas en criterios que van mucho más allá de los arquitectónicos y monumentales", como ha denunciado la asociación Ben Baso. En la municipal no tendrán ni voz ni voto.

  • 1