Local

La confianza perdida del pueblo

La presidenta de la Cámara anima a reconquistar en tiempos difíciles el apoyo de los ciudadanos.

el 20 oct 2011 / 20:52 h.

TAGS:

Coves con los ponentes del Estatuto: Pérez Royo, Serrera, Carlos Rosado y Rodríguez de la Borbolla.

“Esta mirada al pasado reciente permite retomar la confianza en la política, y concluir que sólo ganaremos el futuro restableciendo su papel en la actualidad”. Lo reclamó la presidenta del Parlamento andaluz, Fuensanta Coves, quien dijo echar en falta la unión entre el pueblo y los políticos que se vivió en la gestación de la autonomía andaluza. Entonces los políticos no estaban en la lista de problemas de los ciudadanos. En aquellos tiempos el pueblo miraba a sus representantes con esperanza y los políticos tenían menos coches oficiales pero más cariño popular. “Precisamos recuperar ese sentimiento, más aún en tiempo difíciles”, reivindicó Coves.

Unas cincuenta personas de pie en el patio central del Parlamento, bajo la mirada atenta de un pétreo Blas Infante, sin ninguna representación del Gobierno y con más diputados populares que socialistas. En este escenario recibieron ayer el homenaje de la Cámara los que fueron padres del Estatuto hace 30 años.

En un acto que llegó precedido de la polémica –los populares denunciaron públicamente que no habían contado con ellos para celebrar la efeméride–, cuatro de los sietes responsables del primer Estatuto pusieron en valor la altura de miras y el consenso unánime que funcionó hace tres décadas. El expresidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla, pidió que la celebración discurriera “sin crispación” –algo muy difícil en vísperas de una cita electoral como la del 20-N– y “sin demasiada seriedad”. “Con un toque alegre”, reivindicó.

Coincidió el socialista con el catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo, ponente del Estatuto por el Partido Comunista, en la importancia de reivindicar “una fecha inadvertida”, que no se ha festejado a lo largo de estos años. El 28 de febrero es la efeméride que ha quedado en la memoria colectiva como la gran fiesta andaluza. Pero ayer se reivindicó la importancia del día que los andaluces acudieron a ratificar en las urnas su Estatuto. Y sobre todo el trabajo político al unísono. Eso subrayó Borbolla, el trabajo previo en esos meses desde el 28-F hasta el 20 de octubre de “desbloqueo del proceso autonómico”. “Todos nos pusimos juntos, los que habíamos peleado por la au tonomía plena y los que no”. El ponente de la UCD, Carlos Rosado, quiso homenajear también a la única mujer que participó en las negociaciones y que no aparece en la foto, Soledad Becerril.

Juntos escuchaban en un lugar preferente el presidente del PP-A, Javier Arenas, y el portavoz del grupo ocialista, Mario Jiménez, con los miembros de la Mesa de la Cámara. Y juntos pero no revueltos seguían el acto un puñado de diputados.

Empezó la efeméride con rencillas y acabó con declaraciones altisonantes. Criticó a Europa Press la portavoz del PP-A Rosario Soto que ningún miembro del Gobierno acudiera y destacó que hubiera “muy poca representación socialista”. No ha tenido “la altura que debía”, consideró. Respondieron fuentes del Parlamento lamentando que hablara de un acto de “poca altura” cuando al parecer había provocado “un incidente protocolario”. Y replicaron fuentes del PP de nuevo asegurando que eran “falsas acusaciones”. Es lo que tienen las vísperas de elecciones.

  • 1