Economía

La congelación salarial afectará a unos 150 altos cargos de la Junta

La congelación salarial de los altos cargos anunciada el lunes por el presidente del Gobierno afectará en Andalucía a unos 150 responsables políticos, cuyos sueldos tienen una correlación directa con los del Ejecutivo central y "si en Madrid no se sube un céntimo, aquí automáticamente tampoco".

el 15 sep 2009 / 06:53 h.

La congelación salarial de los altos cargos anunciada el lunes por el presidente del Gobierno afectará en Andalucía a unos 150 responsables políticos, cuyos sueldos tienen una correlación directa con los del Ejecutivo central y "si en Madrid no se sube un céntimo, aquí automáticamente tampoco".

El portavoz del Gobierno andaluz, Enrique Cervera, valoró ayer positivamente la medida anunciada por José Luis Rodríguez Zapatero y explicó que los sueldos de los altos cargos andaluces reciben el mismo tratamiento que los del Ejecutivo central, por lo que "automáticamente" quedarán igualmente congelados.

"Si la Administración central congela los sueldos de los altos cargos, cosa que nos parece bien, automáticamente quedan congelados los de Andalucía. Existe una correlación entre los altos cargos y los sueldos en Andalucía no suben ni un céntimo más de lo que suben en Madrid, por lo que si en Madrid no suben nada, aquí tampoco", afirmó Cervera durante su comparecencia tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, la última antes de las vacaciones estivales.

Según explicaron a este periódico fuentes de la Junta, tienen la consideración de altos cargos el presidente andaluz (cuyo rango equivale al de ministro), los quince consejeros (equiparables a secretarios de Estado), los quince viceconsejeros y 34 secretarios generales (con rango de subsecretarios) y los 76 directores generales, además de los delegados del Gobierno de la Junta (en las ocho provincias, Madrid y Bruselas), que suman en la actualidad 151 personas. No obstante, las mismas fuentes no pudieron precisar si entran dentro de esta consideración los delegados provinciales de las Consejerías y los directores de las empresas públicas.

La medida forma parte de un plan de austeridad anunciado por el Gobierno central ante la situación de desaceleración económica. Una política de austeridad que según Cervera la Junta de Andalucía "ya viene manteniendo" y que guiará "evidentemente" los próximos presupuestos autonómicos de 2009 con un ajuste de los gastos corrientes a los ingresos. Sin embargo, consideró "aventurado" hacer previsiones concretas sobre la repercusión directa.

El anuncio de Zapatero también incluye la reducción en un 70% de la Oferta Pública de Empleo. La Junta aún desconoce qué repercusión tendrá este recorte en las plazas para funcionarios estatales en la comunidad andaluza y si será imitada en la Oferta Pública autonómica. Pero el portavoz del Gobierno andaluz reconoció que "la situación económica puede afectar a una modulación de los compromisos" adquiridos "conforme se vaya viendo" la evolución de la economía, aunque en principio la pretensión es tratar de mantener esos compromisos.

Si el presidente Zapatero se comprometió a que esta reducción no afectaría a servicios públicos considerados fundamentales como la justicia, inspección de trabajo y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, desde la Junta, Cervera subrayó que en Andalucía "se mantendrá" la oferta de empleo en servicios que tienen un impacto directo en los ciudadanos, entre los que citó la educación. La Ley de Educación de Andalucía prevé en 2009 una convocatoria de más de 3.000 plazas para personal de Primaria y Secundaria.

Además, este año se han celebrado las oposiciones para el cuerpo administradores generales y administrativos de la Junta correspondientes a las convocatorias de 2006 y 2007, con más de 5.000 plazas convocadas. La nueva consejera de Justicia y Administración Pública, Evangelina Naranjo, mostró su disposición a acabar con este retraso y la acumulación de ofertas tras su toma de posesión.

En su primera comparecencia parlamentaria se comprometió a convocar en la primera mitad de cada año las Ofertas de Empleo Público de la Administración, así como a resolver cada una de ellas en un plazo máximo de seis meses. Anunció que la Junta establecerá un calendario anual para que todos los aspirantes a una plaza de empleo público puedan saber en qué momento saldrá cada una de las convocatorias.

  • 1