Salud niega la existencia de una plaga de araña parda en Dos Hermanas

Los sanitarios solo han podido constatar picaduras aisladas. La consejera cree que no son necesarias medidas especiales de seguridad.

el 12 may 2014 / 23:10 h.

El edificio España, de Montequinto, fue el primer lugar donde se encontraron ejemplares de este arácnido. Foto: Helena Peña El edificio España, de Montequinto, fue el primer lugar donde se encontraron ejemplares de este arácnido. Foto: Helena Peña La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, señaló este lunes, ante la detección en la provincia de Sevilla de un tipo de araña venenosa denominada reclusa parda o araña de rincón –que puede llegar a provocar necrosis en los tejidos adiposos– que por el momento solo han podido constatarse lesiones cutáneas. En rueda de prensa con motivo de la presentación de las novedades impulsadas por la Junta en materia de cuidados, Sánchez Rubio afirmó que no daría a la localización de esta especie en la barriada de Montequinto del municipio sevillano de Dos Hermanas el nombre de «plaga», y recalcó que el Área de Gestión Sanitaria de Sevilla Sur realizó en su momento un informe en el que se recomendaba al Ayuntamiento nazareno un tratamiento de desinsectación en los alrededores de la Plaza de Parma quinteña, lugar cercano al edificio España, donde aparecieron los primeros ejemplares de este arácnido. Una desinfección que ya llevó a cabo el Consistorio el pasado 5 de mayo como medida de prevención. Asimismo, la consejera explicó que «es recomendable realizar un tratamiento de estas características» por parte de empresas autorizadas en los sistemas de ventilación de los baños de aquellas zonas donde se hayan capturado arañas, mientras que hay que tener «mucho cuidado» en estos entornos, poniendo el foco en iniciativas como cubrir las rejillas con mallas, extremar la limpieza, sacudir la ropa y hacer especial hincapié en lugares oscuros como detrás de muebles y cuadros. Este último punto se justifica, según Sánchez Rubio, en el hecho de que, según los especialistas en salud pública, la araña parda o de rincón se mueve por zonas oscuras o húmedas, tratándose de un insecto que, sin ser típicamente doméstico, no es raro encontrar en ambientes tanto rurales como urbanos. «Normalmente, son mordeduras accidentales o defensivas que producen cuadros clínicos que pueden ser más o menos graves», añadió. En este sentido, aseguró que la aparición del animal está «vigilada» por los profesionales para ver si surge algún caso más. «Se ha hecho hasta ahora lo que se tenía que hacer», aseveró la consejera. Estas declaraciones se suman a las del delegado de Salud del Ayuntamiento de Dos Hermanas, Raúl Gil, quien quiso evitar en todo momento la «alarma social» creada en el municipio a raíz de la denuncia de la Plataforma por la Mejora de Montequinto, la cual, a través de una pegada de carteles, informó a la población sobre la proliferación de este tipo de arácnido en el barrio nazareno. Gil llamó a la tranquilidad a los vecinos afirmando que el hecho de que «en una población de casi 40.000 personas se hayan dado tan pocos casos no es para estar alarmado». Por su parte, la portavoz de esta plataforma vecinal, Asunción González, subrayó que llevan solicitando desde febrero de este año una reunión con el alcalde de la localidad, Francisco Toscano, para tratar el asunto y crear un grupo de trabajo, pero «hemos tenido la callada por respuesta», a pesar de que uno de los ejemplares aparecidos en el edificio España picó a una niña de 12 años, quien tuvo que someterse a injertos de piel porque la reacción a la picadura le provocó una necrosis de los tejidos, si bien este tipo de secuelas únicamente se dan en personas que presenten reacción alérgica. A su vez, el delegado confirmó que los vecinos pueden hacer llegar los ejemplares que encuentren al edificio consistorial de Dos Hermanas, y así trasladarlos al distrito sanitario para su análisis.

  • 1