Deportes

La contracrónica: El desierto se pasa mejor con Emana

En la herida sangrante del Betis, Achille Emana ha sido uno de los que más ha metido los deditos; y no para taponar la hemorragia, sino más bien para abrir la brecha. 

el 02 dic 2009 / 22:49 h.

Emana cedió su lugar a Mehmet

Sentado esto, y descartando a Emana como el principal culpable de tanta ruina (aunque algunas cosas sí ha hecho el angelito...), pocos han dudado de que, si había algún futbolista en esta plantilla del Betis que pudiera hacer caminar al equipo sobre las aguas turbias de la Liga Adelante, ése es Emana.

El mismo Emana que, el primer domingo de octubre, con su sola presencia, abría en canal a la defensa del Rayo en el 2-2 de Vallecas. Y el mismo Emana que abrió una sensación de revuelta tal, que llegó incluso a arrastrar a canteranos despistados, como una desbandada justo lo que le faltaba al Betis, aquí y ahora.

Lo que hace Emana es bastante ejemplarizante en el comportamiento del actual Betis. Se funciona como a estertores, en arranques o tirones, con infinita sensación de desorden. Por más que el Betis siga fuera de la zona de ascenso, equipo y club aún parecen disponer razones de sobra para ser el prometido 'Real Madrid de Segunda'.

¿Quién lo va a ser, entonces? ¿El Cartagena...? De momento, y esto se lo debería hacer mirar el máximo accionista, el resultado de dos comparecencias de Lopera ante su plantilla han sido dos triunfos, seis puntos.

¿Sería mucho pedir que el patrón del Betis acompañara a 'su' equipo con normalidad, dentro y fuera de 'su' estadio, incluso en esos viajes que antes hacía por puro placer, como seguidor verdiblanco? No es que el Betis vaya a ganar siempre que Lopera esté. Pero, más que un beneficio supersticioso, lo que aquí hay es un deber.

De momento, el Betis se pone en marcha y deja de ser un cadáver ambulante, carnaza para buitres en el desierto cenagoso que atraviesa. Parece ir a alguna parte, a alguna frontera. No lo hace del todo bien, pero empieza a hacer lo que debe. Queda mucho desierto. En ese desierto, Emana es necesario.

  • 1