sábado, 20 abril 2019
22:08
, última actualización
Local

La convocatoria de primarias abre una brecha en la cúpula socialista

El lehedakari, Patxi López, se suma a la idea del presidente de la FAMP de reclamar un congreso extraordinario urgente.

el 24 may 2011 / 20:20 h.

TAGS:

Patxi López reclama que se celebre un congreso extraordinario y urgente en el PSOE.

La derrota electoral que ha sufrido el PSOE en las pasadas elecciones municipales y autonómicas ha abierto una herida en la cúpula del partido. El lehendakari, Patxi López, y dirigentes socialistas históricos, como Alfonso Guerra y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, se unieron ayer a la petición del presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, de reclamar un congreso extraordinario y urgente.


El dirigente socialista vasco pidió que este congreso se celebre antes de fin de año para decidir qué va a ofertar el partido a la ciudadanía. Asimismo, indicó que esta cita debe ser previa a las primarias que elegirán al sucesor del secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.


En una rueda de prensa en Bilbao para evaluar los resultados de las elecciones municipales y forales del domingo, López admitió que "estamos en una situación difícil en el conjunto del Estado, con un gran voto de castigo", por lo que instó a poner en marcha una "profunda reflexión" de la que se puedan extraer consecuencias y de ellas propuestas para poder responder de la manera "más acertada posible a lo que esperan los ciudadanos".


A estas voces críticas se unen las de otros barones socialistas que discrepan de las tesis de Zapatero de celebrar primarias. El lunes, el primero en mostrar su rechazo a las primarias fue el presidente en funciones de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien defendió una candidatura unitaria liderada por el vicepresidente del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Con el paso de las horas otros destacados dirigentes socialistas también expresaron sus reticencias a las primarias como son el presidente del Congreso, José Bono, y el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso.
Bono señaló ayer que no se debe "perder el tiempo en asuntos internos" y recordó a sus compañeros que "un partido no es un fin en sí mismo" y que, tanto "cuando gana" como "cuando pierde" lo que debe hacer el PSOE es "pensar en los ciudadanos" más que en la organización.


Alonso, por su parte, consideró "sensata" la petición de "consenso interno" en el PSOE en torno a un único candidato para suceder a Zapatero y, además, abogó por que la sucesión esté resuelta "antes del verano". "No obstante, subrayó que si se presenta más de un candidato habrá primarias y que lo "interesante" sería que en ellas hubiese confrontación no sólo de "personas", sino también de "ideas". Sin embargo, el vicesecretario general, coordinador del Comité Electoral del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, siguió ayer el guión marcado por Zapatero y avisó que no quiere acuerdos "entre bambalinas" de cara al proceso de primarias.


En una entrevista en la Cadena SER , recogida por Europa Press, Blanco insistió en la celebración de primarias, pero no quiso posicionarse sobre cuál es su candidato preferido para ser cabeza de lista del PSOE en las próximas generales. No obstante, reconoció tener una "muy buena opinión" tanto de Rubalcaba, como de la ministra de Defensa, Carme Chacón, -los nombres que más suenan para suceder a Zapatero-.


Asimismo, señaló que a su juicio, es necesario que el partido de un giro para conectar con los ciudadanos y, para ello, debe haber un "profundo debate" en torno al proyecto político y al programa electoral que va a presentar en los comicios electorales.

  • 1