Deportes

La Copa alivia las penas del Sevilla en 2010

El Sevilla comenzó el año 2010 en crisis liguera pero dando la de cal en la Copa del Rey. Y lo ha acabado de la misma forma, angustiado en el torneo de la regularidad y algo más suelto en el del KO. Por ahí ha venido el final de la mala racha y una demostración de coraje válida para partir con positivismo el 2011, a pesar de una de las peores defensas de España.

el 22 dic 2010 / 23:01 h.

El año 2010 comenzó para el Sevilla con una desastrosa racha de resultados en la Liga y con una increíble y esperanzadora eliminatoria de la Copa del Rey ante el Barcelona. Enlazó hasta cuatro derrotas consecutivas en el campeonato doméstico, ante el Getafe, el Atlético de Madrid, el Racing y el Barcelona, pero entre tanta derrota logró la sorpresa en el Camp Nou con aquel 1-2 que casi valió una Copa. Más tarde, en cuartos, eliminó al Deportivo, con un 0-3 en Riazor en la ida, para empezar febrero con las semifinales ante el Getafe. La Copa, al principios de este año que ya agoniza, fue un auténtico analgésico para el Sevilla y para el sevillismo, que tuvo algo a lo que agarrarse cuando en la Liga el equipo perdía todo sus amarres.

Este año 2010 resulta ser simétrico, porque termina de forma parecida a la que comenzó. En la Liga son ya cinco derrotas consecutivas las que han conducido al equipo nervionense a la mediocridad, pero el año ha acabado con un partido loco en la Copa del Rey del que el equipo sale fortalecido con su victoria 5-3. No sólo por la confianza, sino también por algunos valores mostrados por el equipo. Que la defensa es un coladero es de dominio público y nacional, ese problema está localizado y analizado. Está por ver la solución, que se está haciendo esperar. Pero menos confianza había en el orgullo del plantel, por ejemplo, demostrado ante el Málaga, y en la mano de Manzano, que pudo al menos corregir cosas en la segunda parte con los cambios. Por ahí está le mejora, del equipo y del técnico.

Por ahí y por Romaric, qué paradoja. Resulta, y poco dice eso del Sevilla, que Romaric es a día de hoy el mejor centrocampista nervionense. Ayer, ante un equipo blandito, más aún que el hispalense, se creció y acabó siendo fundamental en la remontada con sus dos goles. Será que le sienta bien la Copa al costamarfileño. Ahora mismo es casi fundamental en el equipo. Y a eso hay que ponerle remedio desde ya.

  • 1