Local

La corrupción será el desafío del nuevo líder colombiano

El país americano elige hoy a su presidente en la primera ronda electoral.

el 29 may 2010 / 18:51 h.

TAGS:

Un empleado prepara un cartel copia de un tarjetón de las elecciones de hoy domingo.
Los aspirantes a la presidencia de Colombia Juan Manuel Santos, del Partido de la U, y Antanas Mockus, del Partido Verde, coincidieron ayer en que la corrupción se tiene que combatir y erradicar del país y defendieron la pulcritud de los fondos con que financian sus campañas.


Ambos candidatos, claros favoritos en las elecciones del domingo, se expresaron así en un debate de 90 minutos en el Canal Caracol en el que también participaron Noemí Sanín, del Partido Conservador Colombiano (PCC); Gustado Petro, del Polo Democrático Alternativo (PDA, izquierda); Germán Vargas Lleras, de Cambio Radical y Rafael Pardo, del Partido Liberal.


Los aspirantes señalaron que los recursos con los que han financiado sus campañas provienen de anticipos entregados por el Estado y donaciones de particulares, pero coincidieron en la transparencia de esos fondos. Santos declaró que en su campaña "no se ha colado ningún dinero ilícito" y añadió que parte de la base de que el Gobierno del presidente Álvaro Uribe no ha sido corrupto, por lo que los colombianos no se pronuncian sobre ello, sino por "la seguridad democrática", la inversión extranjera, el combate al narcotráfico y el terrorismo.


Mockus, a quien las encuestas dan como principal rival de Santos para disputar el 20 de junio la segunda vuelta, señaló que su campaña se financia con dinero del Estado y de personas como el antropólogo Guillermo Pardo, rector de una universidad bogotana. Los candidatos también coincidieron en su intención de actuar con firmeza si al acceder a la presidencia descubrieran que instituciones como la central de inteligencia colombiana incurren en prácticas indebidas como los seguimientos y escuchas ilegales contra políticos, opositores, periodistas y defensores de derechos humanos.


Santos, ex ministro de Defensa del Gobierno de Uribe, explicó durante el debate radiofónico que procedería lo mismo que cuando se descubrieron las ejecuciones extrajudiciales, en donde "se actuó con prontitud, eficacia y transparencia".
Por otra parte, dos menores murieron en el ataque de un grupo armado a una población del departamento del Cauca, en el suroeste del país, en vísperas de las elecciones presidenciales. También una ex militante de las guerrillas armadas revolucionarias (FARC) que se entregó al Ejército colombiano en 2008 y que se identifica como Karina reconoció ayer públicamente que ha confesado a la Justicia su participación en 214 hechos delictivos, entre ellos el reclutamiento de 108 menores de edad y alrededor de 80 fusilamientos.

  • 1