Local

La crisis abarrota las urgencias por suicidios y depresiones

El paro, las deudas y la pérdida de estatus copan las consultas.

el 18 jun 2010 / 19:54 h.

TAGS:

La depresión constituye la segunda causa de baja laboral.


La crisis económica internacional que está castigando el país ha llenado los servicios de urgencias psiquiátricas de personas que acuden a ellas por intentos de suicidio, ansiedad y abuso de alcohol y drogas, según el primer estudio realizado sobre la influencia de esta coyuntura económica tras atender a 6.000 pacientes del hospital madrileño de La Paz entre junio de 2007 y diciembre del pasado año.

El psiquiatra Luis Caballero explicó durante la presentación del estudio que, en plena crisis, se registró un incremento de casi el 50% de enfermos con respecto a los dos años anteriores, si bien matizó que podría haber aumentado también el número de personas atendidas en ese periodo por cuestiones administrativas. No obstante, el experto recalcó que las visitas a urgencias por intentos de suicidio ascendieron un 22%; un 14% por ansiedad y un 6% por abusar del alcohol y las drogas.

Concretamente, en el periodo de marzo a junio y coincidiendo con el periodo de inicio de los problemas económicos, se registraron entre los atendidos "más referencias al desempleo, al impago de deudas y a la pérdida de estatus social". Actualmente, se estima que en España seis millones de personas sufren depresión, entre un 10 y 15% de la población, aunque la mitad de ellas está sin diagnosticar; la ansiedad afecta hasta a un 9%.

Baja laboral. Esta enfermad, la depresión, constituye la segunda causa de baja laboral y el gasto de esta patología alcanza un total de 23.000 millones de euros anuales para el conjunto del país.

El doctor Enric Álvarez, director del Servicio de Psiquiatría del Hospital Santa Creu i Sant Pau, señaló que aunque la prevalencia de casos de depresión diagnosticados no aumentará con la crisis, sí lo están haciendo, y mucho, las consultas por lo que podría llamarse coloquialmente una "depre coyuntural". Lo que sí se agudiza es el "revestimiento" de las consultas, esgrimió Álvarez, porque los pacientes "están peor" y las patologías asociadas a su estado depresivo "se agravan y profundizan". "Es más la música lo que ha variado que la letra", matizó el galeno.

Por su parte, el doctor Javier García Campayo, psiquiatra del Hospital Miguel Servet y Universidad de Zaragoza, precisó durante su participación en las jornadas que entre un 10 y un 15% de personas que manifiestan malestar psicológico cuando visitan al médico, no cumplen con los criterios de diagnóstico de depresión y ansiedad.

Así, Campayo destacó que las situaciones de estrés laboral o por motivos económicos que se producen en situaciones de crisis económica producen a corto plazo ansiedad. Sin embargo, advirtió de que si el proceso se cronifica y pasan los meses y los años, la evolución normal de estrés o ansiedad mantenidos se convierte en depresión. "Está habiendo más casos de ansiedad con la crisis inicialmente pero algunos ya se están transformando en depre-siones", lamentó, una situación que podría agravarse a medida que las dificultades económicas y laborales se vayan prolongando. El experto también arguyó que actualmente asistimos a una creciente "psiquiatrización" de la vida diaria y a un "sobrediagnóstico del malestar normal de la vida". "Hay una escasa tolerancia al sufrimiento normal de la vida, una visión pasiva del mundo donde se persiguen soluciones rápidas que no requieran esfuerzo por parte de la persona", ha apuntado Campayo, quien ha confesado que el momento actual es difícil y pondrá a prueba la resistencia de los españoles.

  • 1