Local

La crisis afecta al nuevo estadio del Sevilla

El Presidente del Sevilla, José María del Nido, anunció ayer en la Junta de Accionistas del club la paralización del actual proyecto de remodelación del estadio Ramón Sánchez Pizjuán por su falta de rentabilidad debido al nuevo escenario de crisis económica.

el 15 sep 2009 / 19:37 h.

El Presidente del Sevilla, José María del Nido, anunció ayer en la Junta de Accionistas del club la paralización del actual proyecto de remodelación del estadio Ramón Sánchez Pizjuán por su falta de rentabilidad debido al nuevo escenario de crisis económica. La decisión se produce en un momento clave de la tramitación del actual proyecto, ya que el Sevilla está a la espera de la concesión de licencia por parte de la Gerencia Municipal de Urbanismo, que mantenía bloqueado el proceso por una cuestión de planeamiento que en ningún caso se podría situar en el origen del cambio de rumbo que ha tomado el proyecto del nuevo estadio nervionense. La explicación está, simple y llanamente, en que los aparcamientos y usos terciarios que explotará el Sevilla valen hoy bastante menos que la cantidad con la que el Sevilla puso los cimientos del ambicioso proyecto de transformación de su estadio. Es evidente que un club como el Sevilla, con un eficiente modelo de gestión, no logra beneficios espectaculares porque a los importantes ingresos hay que sumar un endeudamiento y unos costes de mantenimiento de nóminas de su plantel que agotan cualquier margen de maniobra. El Sevilla sólo habría podido afrontar una importante remodelación de su estadio con el apoyo de los bancos aportando financiación a través del crédito con el aval de las plusvalías generadas por la recalificación del suelo. Pero la realidad presente y las turbulencias financieras que se prevén en los próximos meses han provocado una contundente contracción de la banca y han rebajado sensiblemente las expectativas de negocio sobre inmuebles, por más que estos se encuentren -como es el caso del Sevilla- en plena milla de oro comercial de la ciudad. Es comprensible la posición del Sevilla de demorar la remodelación, pero resulta exigible, como en el caso del Betis, que los beneficios de las recalificaciones sean destinados íntegramente a financiar las obras cuando éstas se inicien.

  • 1