Local

La crisis amenaza a la empresa de ayuda a mujeres maltratadas de Alcalá de Guadaíra

La Fundación Genus pide “auxilio” para mantener a 52 empleadas que llevan sin cobrar tres meses

el 09 oct 2011 / 19:56 h.

TAGS:

La Fundación Genus, que atiende a mujeres maltratadas, ha lanzado la voz de alarma pues lleva tres meses sin pagar la nómina de sus trabajadores. La entidad ha hecho una llamada de "auxilio" a la sociedad para poder pagar a las 52 personas que forman la plantilla de la empresa Cailu (ubicada en el polígono La Red de Alcalá de Guadaíra) y han afirmado que están "al borde de la quiebra" por los recortes de los pedidos que hacen la administración y las empresas debido a la actual coyuntura económica.


La presidenta de la fundación, Cristina Pavón, ha instado a las empresas y a las administraciones a que les hagan pedidos, como venían haciendo desde la creación de esta entidad en el año 2002 dedicada a la elaboración de serigrafía, tampografía o termoimpresión de productos publicitarios, actividades que desarrollan en las instalaciones que tienen en Alcalá de Guadaíra y que según datos ofrecidos por la empresa han bajado más de un 62% en el último año.


Pavón ha lamentado que llevan tres meses sin poder pagar las nóminas de su plantilla, que cabe recordar que en su práctica totalidad son mujeres que han sido víctimas de maltrato. También ha cifrado en unos 300.000 euros el valor de los pedidos necesarios para no tener que presentar en enero un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).


"Estoy desesperada, necesitamos trabajo o donaciones, que desgravan fiscalmente", ha subrayado la presidenta de la fundación antes de asegurar que "la crisis no puede servir de excusa para abandonar a los colectivos más vulnerables". "Los empresarios deben saber que con la contratación de los servicios a Genus -explica Pavón- están salvando vidas porque aseguran que las mujeres que atendemos, así como sus hijos, pueden empezar una nueva vida fuera de la violencia y la exclusión social". La directora de Cailu ha recordado que desde su creación en 2002 han atendido a 2.678 mujeres, a las que se les ofrece trabajo, en especial a las que sufren discapacidades por maltrato, como única vía de integración social.


La situación límite por la que atraviesa Cailu no tienen nada que ver con la que vivía hasta la fecha, cuya labor ha sido ensalzada por entidades públicas y privadas. No hace ni un año que la Junta le concedió el Premio Andaluza a la Excelencia, un galardón que reconoce a las organizaciones que obtienen mejoras en los resultados de su gestión, gracias a la aplicación de métodos de excelencia que contribuyan a potenciar la cultura de la calidad en Andalucía. En concreto, Cailu se llevó el premio a la Gestión Socialmente Responsable. Ahora, su supervivencia requiere más que una buena gestión, sino la ayuda de todos.

  • 1