Local

La crisis atropella a Zapatero y sus políticas sociales

El presidente que defendía una salida de la crisis sin retrocesos sociales despierta de sueño.

el 27 dic 2010 / 19:54 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
En el año en que ha celebrado su 50 aniversario y el décimo desde que accedió a la Secretaría General del PSOE, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha despertado de su sueño social para afrontar la crisis económica y los ataques especulativos de los mercados con duros ajustes y reformas hasta hace poco impensables.

El éxito de su estrategia se verá a medio y largo plazo, pero sus repercusiones han sido inmediatas en las expectativas de voto de un partido, el PSOE, que ve cómo cunde el desencanto entre militantes y simpatizantes mientras se aproximan las elecciones autonómicas y locales.

Un Gobierno que hizo bandera de aguantar sin retrocesos sociales y que al principio de la crisis apostaba por refundar el capitalismo, ha visto cómo en 2010 tenía que adoptar fuertes medidas antisociales exigidas por aquellos que han optado, en lugar de por "refundarse", por "fundirse" los derechos de muchos.

Lo que se ha puesto en revisión este año en España es el mercado laboral, el sistema de pensiones, la financiación de la Sanidad y la Educación y la propia estructura del país.
Las consecuencias en lo político han sido que la ventaja del PP sobre el PSOE en las encuestas del CIS se ha duplicado desde enero y está ya en 7,9 puntos y que, quizá por eso mismo, el debate sobre la sucesión de Zapatero es cada vez más intenso, dentro y fuera del propio partido.

En abril le dieron un pequeño respiro los sondeos, ya que la distancia entre los dos grandes partidos se situó en sólo 1,5 puntos, coincidiendo con el levantamiento del secreto de sumario del caso Gürtel, que apuntaba al hasta entonces tesorero del PP.
A partir de ahí, llegó el rescate de Grecia y las medidas para que España no fuera el siguiente país en caer, que han hundido las expectativas electorales del PSOE, han provocado descontento social -huelga de funcionarios y generales- y que, no obstante, no han conseguido calmar a los mercados que, tras cobrarse a Irlanda como segunda pieza, volvieron a poner a España en el punto de mira.

En ese contexto, algunos líderes regionales del PSOE se han atrevido este año a desmarcarse de Zapatero, temiendo que más que sumar reste en sus futuras contiendas electorales. El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, es un ejemplo, pero el que ha ido más lejos ha sido Tomás Gómez, que no aceptó dejar paso a la entonces ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, y forzó y ganó unas primarias que le llevarán a enfrentarse a Esperanza Aguirre.

Ese mismo mes, coincidiendo con una tregua-trampa de los mercados, los socialistas vivieron unos días de euforia, tras la profunda remodelación del Gobierno que acometió Zapatero y que supuso la entronización de Alfredo Pérez Rubalcaba y las salidas de María Teresa Fernández de la Vega o Miguel Ángel Moratinos. El nuevo vicepresidente primero, hombre que para muchos en el PP encarna como nadie al socialista con rabo y tridente, conservó la cartera de Interior y se ha situado como el más visible candidato a una hipotética sucesión de Zapatero.

"España no es Grecia", "España no es Irlanda"... el Gobierno se ha pasado el año tratando de explicar a todos lo que España no es, incluso a pesar de haber presidido hasta junio la UE.

El pesimismo, agudizado tras el aviso de la debacle del PSC en Cataluña, se ha trasladado a las expectativas de voto del PSOE, que ve cómo se amplía la distancia con un PP centrado en pedir un adelanto electoral. Convencido de que en casa ganará todos los puntos, Mariano Rajoy es hoy como esos equipos de fútbol que tienen claro que para ganar un título sólo importan los partidos de fuera. Así acaba 2010 en el PP: apagadas las disidencias internas, queda ahora comprobar si el camino trazado a La Moncloa es el adecuado.

Los avatares del año han ocultado casi por completo las mejoras en algunos de los indicadores económicos, noticias como la excarcelación de presos políticos cubanos y éxitos como la liberación de los cooperantes raptados en Mauritania o la consolidación de España en el G-20.

Con la vista puesta en las elecciones de mayo, los socialistas esperan a que Zapatero aclare si será de nuevo su candidato en 2012.

  • 1