Local

La crisis de la ceniza puede costar hasta 2.500 millones

La cifra incluye pérdidas de las aerolíneas, aeropuertos y operadores de turismo.

el 27 abr 2010 / 20:36 h.

TAGS:

El volcán Eyjafjallajokull escupe una columna de ceniza.

La Comisión Europea informó ayer de que la crisis provocada por la nube de cenizas del volcán islandés costó a la industria aérea entre 1.500 y 2.500 millones de euros, según los datos que le han facilitado los propios afectados.

"Necesitamos evaluar el contenido de estas cifras tanto a escala europea como a nivel de los estados miembros", advirtió en una rueda de prensa el comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, quien explicó que el Ejecutivo comunitario ha recibido estas cifras de los distintos afectados (aerolíneas, aeropuertos y operadores turísticos).

"Estas cifras son muy preliminares", señaló Kallas y aclaró que la más elevada (2.500 millones) incluye además del impacto para aerolíneas y aeropuertos otras pérdidas, como las registradas por los operadores de turismo. No obstante, el comisario explicó que en lo que se refiere al turismo hay que ser prudente porque aunque muchos operadores han perdido dinero con la crisis, los hoteles por el contrario han aprovechado la situación para prestar sus servicios. "Intentamos tener en cuenta estas cifras más elevadas de otros sectores también, pero no queremos complicar las cosas, así que concentrémonos primero en el impacto para el sector aéreo, aerolíneas y aeropuertos", declaró.

En estas circunstancias, Kallas presentó ayer al colegio de comisarios europeos un paquete de medidas a corto y medio plazo para evitar que se repita en la medida de lo posible el caos ocasionado en el espacio aéreo europeo por las cenizas volcánicas. Entre las acciones más inmediatas propuestas por el responsable de Transporte, figura la posibilidad de autorizar la concesión de ayudas a las aerolíneas por parte de los estados miembros siempre que se respeten las normas comunitarias de competencia. "Si el apoyo de los estados miembros toma la forma de ayudas de Estado, deben hacerlo sobre la base de criterios uniformes fijados a escala europea", dijo.

La CE se ofrece en este caso para presentar una comunicación para establecer directrices claras y precisas al respecto.

La segunda prioridad de la Comisión, según el propio Kallas, es "presionar al máximo" a las aerolíneas para que respeten los derechos básicos de los pasajeros. "Necesitamos una aplicación paneuropea de la legislación sobre derechos de los pasajeros de la UE", reconoció el comisario. "Ninguna aerolínea debería beneficiarse de ventajas competitivas a base de evitar sus obligaciones legales", añadió. Mientras tanto, el ministro de Fomento español, José Blanco, defendió su gestión ante la crisis aérea y aseguró que volvería a anteponer la seguridad de los pasajeros, "su derecho más importante que estuvo siempre garantizado", a la demagogia del PP. Blanco respondía así a los populares, que le reprochan una gestión "tardía" e improvisada.

  • 1