Local

La crisis deja 'en espera' 10.000 VPO en Sevilla

La crisis económica está frenando el desarrollo del PGOU, es decir, la construcción de los nuevos barrios de Sevilla y, por ende, alrededor de unas 10.000 VPO que se deben levantar en suelo privado. Estarán bloqueadas hasta que los empresarios no urbanicen las nuevas zonas de expansión. Foto: Juanma Rodríguez.

el 15 sep 2009 / 16:20 h.

TAGS:

La crisis económica está frenando el desarrollo del PGOU, es decir, la construcción de los nuevos barrios de Sevilla y, por ende, alrededor de unas 10.000 VPO que se deben levantar en suelo privado. Estarán bloqueadas hasta que los empresarios no urbanicen las nuevas zonas de expansión.

Y para ello necesitan el dinero que, por ahora, les niegan los bancos. Para remediar la situación, el Ayuntamiento prevé seguir los pasos de la Junta y firmar con los agentes económicos y sociales un pacto. Con él vendrán aparejados el Plan Municipal de la Vivienda 2008-2012 y el bautizado como Plan Impulsa, de medidas para paliar la mala situación del sector de la construcción. Ayer se aprobó crear un grupo de trabajo que se encargue de poner en marcha el acuerdo.

Hasta ahora el Consistorio sostenía que el desarrollo del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) marchaba en plazo, pero la crisis del ladrillo ha cambiado el panorama. El concejal de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, admitió ayer que la iniciativa privada "por la crisis, está ralentizando el desarrollo de los suelos". "Debemos -defendió- intervenir desde lo público para que esas bolsas de suelo no se paralicen".

El PGOU, aprobado a mediados de 2006, prevé que en el primer cuatrienio se transformen en la ciudad una docena de grandes bolsas de suelo. En ninguna de ellas se están cumpliendo los "ritmos de planificación", según Celis. De hecho, sólo en el primer sector de Santa Bárbara se verá pronto el movimiento de maquinaria.

El pasado mes de mayo, la empresa Duse (Realia, Sando y Noriega) anunció que en octubre empezaría la reparcelación de la primera fase de Santa Bárbara (en Sevilla Este), donde irán 4.000 de las 17.000 viviendas del proyecto. Sólo la construcción de las calles y sus equipamientos requerirán entre dos y tres años de obra. Después empezarán a ponerse los ladrillos. Alrededor de un 35% de esta promoción de pisos tendrá algún tipo de protección oficial. La intención de la empresa es que cuando empiecen a levantar los bloques la crisis casi haya pasado.

Más atrasados se encuentran proyectos como el de Urvasco en la antigua fábrica de Cruzcampo en Nervión-San Pablo, Palmas Altas, Buen Aire, Hacienda del Rosario,... En total, el Plan General prevé 33.000 viviendas en su primer cuatrienio en suelo privado, de las que un tercio será de protección oficial. Eso sí, dependerá del impulso que los promotores den a sus proyectos. Y ante la falta de liquidez, los bancos tendrán la última palabra.

Las que sí podrán construirse con más agilidad serán las VPO en suelos públicos, unas 8.000 en los próximos cinco años. Una cantidad que podría incrementar si se convierten pisos de renta libre en protegidos que, al ser más baratos, se venden mejor en crisis.

No obstante, tampoco se pondrán en marcha hasta que no se apruebe el nuevo Plan Municipal de la Vivienda, que vendrá de la mano del pacto con sindicatos y empresarios. No hay fecha para esta firma.

La intención municipal es aprobar una batería de medidas para agilizar los trámites administrativos de la VPO, que Emvisesa obre como agente urbanizador para impulsar los proyectos, lograr una mayor implicación de los bancos y cajas e impulsar el alquiler y la rehabilitación. El objetivo es hacer más vivienda protegida, que las empresas cumplan el PGOU y que se pueda, así, paliar la crisis del ladrillo que afecta a miles de trabajadores.

  • 1