Deportes

La crisis del Betis es muy evidente y muy grande

LA CRÓNICA. El recién ascendido Albacete gana con justicia (0-1) a los verdiblancos, que sufren su segunda derrota consecutiva y agravan su pésimo momento, con otro horrible partido defensivo y sin jugar a nada.

el 14 sep 2014 / 20:07 h.

partido liga adelante betis - albacete 14/09/2014 Perquis choca con el portero del Albacete. Foto: Inma Flores. El Betis, a día de hoy, no tiene ninguna posibilidad de ascender a Primera División de forma directa. Puede parecer precipitado y atrevido con 38 jornadas aún por delante, pero la impresión que da el conjunto verdiblanco es peor cada jornada que pasa y en estos momentos no hay motivos reales para pensar en un final feliz para esta temporada. El Albacete le ha vencido hoy en el Villamarín por 0-1 y con toda justicia, porque le ha dado un baño de juego que convierte en ridículo hablar del Betis como favorito para subir de categoría. La escuadra de Julio Velázquez no juega a nada, sigue siendo horripilante en su balance defensivo y le cuesta un mundo crear ocasiones. Es decir, todos los síntomas de un candidato al descenso o a deambular por la mitad baja de la clasificación de Segunda y nada que ver con un aspirante a regresar a la división de honor. Cualquiera que viese la primera media hora del encuentro o todo el segundo tiempo podría suponer, con legítima razón, que el recién ascendido era el Betis y el opositor al ascenso, el Albacete. Abundaron los pelotazos sin sentido, la mayoría sin justificación alguna, sólo por alejar cualquier atisbo de peligro, mientras el Albacete, sí, el Albacete tocaba y tocaba la pelota con un tacto y un cuidado admirables. A partir de un zurdazo de Jorge Molina, el Betis se asentó y sin hacer nada del otro mundo coleccionó hasta tres buenísimas opciones de gol antes del descanso, pero de un modo inexplicable regresó del vestuario con el mismo desorden y la misma inseguridad con que había comenzado el envite. También volvió sin Lolo Reyes, conmocionado por un choque con el meta rival. El Albacete, de nuevo valiente y dominador, se creyó que podía ganar en el teórico fortín del teórico favorito y así lo hizo. Primero avisó Antoñito, pero Chumbi desperdició la ocasión con un mal control, y veinte minutos después se repitió el lance: el lateral centra ante la indiferencia de Casado y el delantero, esta vez sí, se anticipa a Perquis y ejecuta el cabezazo de su vida. El Betis no sólo no reaccionó al 0-1, sino que siguió siendo muy inferior al Alba, que tuvo derecho a ampliar su ventaja. Luego tuvo alguna opción para empatar Kadir, pero la puntería le falló y el Betis perdió su primer partido en casa y el segundo consecutivo en general tras sólo cuatro jornadas. Si todo esto no es una crisis en condiciones, que vengan Manuel Domínguez Platas, Alexis Trujillo y Julio Velázquez y lo vean. REAL BETIS: Adán; Molinero, Perquis, Jordi, Casado; N'Diaye, Lolo Reyes (Kadir, m. 46); Cejudo, Matilla, Rubén Castro; y Jorge Molina. ALBACETE BALOMPIÉ: Alberto Domínguez; Antoñito, Noguerol, Gonzalo, Pol Bueso; César Díaz, Mario; Indiano, Edu Ramos, Jorge Díaz; y Chumbi. Gol: 0-1, m. 67: Chumbi cabecea a la escuadra un centro desde la derecha. Árbitro: Lesma López (Comité Madrileño). Expulsó a N'Diaye por doble amarilla (59' y la segunda tras terminar el partido). Amonestó a Molinero (16'), Noguerol (27'), César Díaz (42'), Cejudo (55'), Gonzalo (69'), Perquis (73') y Jorge Molina (90'). Incidencias: partido de la 4ª jornada de Liga en Segunda División, jugado en el estadio Benito Villamarín ante 30.049 espectadores.  

  • 1