Local

La crisis dificulta la búsqueda de hogar de acogida para menores en desamparo

La inestabilidad laboral lleva a muchas parejas interesadas a desistir de dar un hogar a unos 200 niños tutelados en centros de la Junta.

el 17 nov 2012 / 19:56 h.

TAGS:

Situaciones de malos tratos, progenitores con problemas de drogodependencia, abandono... son las causas que llevan a la Junta a retirar a unos padres la custodia de sus hijos y asumir su tutela. Desde hace años, el sistema de protección de menores del Gobierno andaluz tiene como objetivo que esta separación no condene al niño a crecer sin un hogar. Los centros de menores, 51 en Sevilla, son una solución transitoria que, en el caso de los más pequeños, se intenta evitar gracias a familias de urgencia disponibles las 24 horas los 365 días del año para hacerse cargo de ellos durante los primeros meses mientras se les busca un hogar más permanente. Pero son precisamente esos hogares los que la crisis está haciendo descender y no por falta de solidaridad.

En lo que va de año, 118 familias han acogido a niños tutelados por la Junta, diez han superado ya el proceso en el que se certifica su idoneidad para hacerlo y otras 30 han presentado su solicitud pero están pendientes de su evaluación. Sin embargo nunca es suficiente y alrededor de 200 pequeños esperan en centros de Sevilla . Asociaciones como Aproni, que junto con Márgenes y Vínculo se encarga en Sevilla de la captación, formación y evaluación de familias acogedoras -a las que la Junta debe dar el visto bueno final-, reconocen que son muchas las parejas que se interesan y hasta inician los trámites pero "desisten ante su preocupación por la inestabilidad laboral o directamente porque la pérdida de su empleo les impide asumir esta responsabilidad", según explica su coordinador, José Luis Guerrero.

En Andalucía, el sistema de protección de menores de la Junta retira cada año a un millar de niños de sus padres si bien de muchos de ellos se encargan otros familiares. Fuentes de la Consejería de Salud y Bienestar Social dejan claro que la falta de recursos económicos por si sola nunca es motivo para separar a un niño de sus padres sino que intervienen los servicios sociales. Otra cosa es que haya otros problemas detrás que la crisis haya agravado. Con todo, no existe una avalancha de menores en el sistema de protección donde, según los últimos datos facilitados el mes pasado por la consejera en el Parlamento, hay 6.141 niños. 2.528 están con su familia extensa y 1.272 con familias de acogida. El resto está en centros de los que unos 1.500 son los susceptibles del acogimiento familiar, una figura con cuatro modalidades -de urgencia para los más pequeños, simple para niños que se prevé que regresen con su familia biológica, permanente para los que no se espera ese retorno y profesionalizado para menores con necesidades especiales-. En ningún caso desemboca en la adopción y los niños siguen manteniendo contacto con sus padres biológicos hasta que al cumplir la mayoría de edad deciden.

Desde Aproni, Guerrero muestra especial preocupación por las dificultades para encontrar familias dispuestas a acoger a grupos de hermanos -"este año solo hemos recibido una solicitud"- y a mayores de 8 años, cuya edad "va en su contra porque cuanto más mayores son menos familias hay dispuestas a acogerlos y están condenados a pasar su infancia en un centro". De hecho, de los 1.500 niños andaluces en centros, solo 174 tienen menos de 7 años (gracias al acogimiento de urgencia se ha reducido en un 30% los menores de esas edad que pasan por centros). De ahí que aunque los datos oficiales no reflejen un descenso de familias acogedoras (de 652 en 2011 a 534 hasta octubre de este año a las que se suman 109 ya con certificado de idoneidad pero en espera y 170 pendientes de evaluación), las asociaciones busquen adelantarse y tener una bolsa de reserva suficiente que permita encontrar pronto un hogar a los niños antes de que se hagan muy mayores.

  • 1