Local

La crisis dispara los robos, las estafas a aseguradoras y la ocupación de pisos

La Fiscalía alerta de que «la penuria económica» incrementa estos delitos hasta en un 84%.

el 13 sep 2014 / 17:18 h.

TAGS:

pisosLa crisis está tras el «incremento extraordinario» de delitos como los robos, la ocupación de viviendas y las estafas a aseguradoras. Así lo advierte la fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, en su Memoria Anual de 2013, quien cree que «la permanencia y ahondamiento de las familias en la penuria económica» está tras este crecimiento que, en algunos casos llega a ser del 84 por ciento. Segarra también hace una crítica a la «tendencia» de llevar la vida política a los tribunales, con el daño que ello conlleva «a la gestión» pública. Los datos los dio a conocer ayer la Fiscalía Superior de Andalucía que hizo pública su memoria anual. Los datos de la provincia hacen alusión a un incremento del 4,7 por ciento de los delitos contra el patrimonio –robos–, «invirtiendo claramente la línea descendente de adoptadas en estos ilícitos desde el año 2010». «Un ascenso que no podemos sino explicar como consecuencia de la permanencia y ahondamiento de las familias en la penuria económica», a lo que añade que «de ello es parangón el incremento extraordinario por segundo año consecutivo de las usurpaciones (ocupaciones de viviendas en su mayoría)». Así, explica que si en 2012 estos delitos crecieron en un 17,9 por ciento, en 2013 ha supuesto «un impresionante 84 por ciento» más, alcanzando los 510 casos. La Fiscalía sevillana hace también alusión a las simulaciones de delito que, en los últimos años y «tras el estallido de la crisis», se está «convirtiendo en un medio para estafar a las aseguradoras: se finge haber sufrido un delito contra el patrimonio para lograr una indemnización de estas empresas». Segarra afirma que «las cifras son relevantes», ya que de ser un delito que «antes casi no era objeto de uso» se ha pasado a 369 casos denunciados, «supone un incremento del 39,2 por ciento, en relación con el año precedente». Los fiscales sevillanos presentaron 303 acusaciones por este ilícito, lo que supone que se lleva a juicio «el 82 por ciento de las diligencias incoadas». A esto añade que  «normalmente» en estos casos suelen quedar en grado de tentativa, porque la mayoría de los denunciados no inicia la reclamación del dinero a la aseguradora sino que se queda en la denuncia ante la Policía que es la que da la voz de alarma por su «inconsistencia». En cambio, resulta curioso que ante estos importantes incrementos se registrara un descenso de otros delitos, como son los robos con violencia o intimidación (-2,5 por ciento), que suponen sólo el 1,42 por ciento de todos los ilícitos contra el patrimonio;los alzamientos de bienes (-40 por ciento); societarios (-40 por ciento) y de blanqueo de capitales (-43 por ciento). Los delitos de estafa y apropiación indebida se mantienen estables constituyendo el 7 por ciento de los delitos de este clase. Entre las reflexiones que recoge el documento relativo a Sevilla, Segarra hace una importante crítica, que la semana pasada también la lanzó el expresidente del Gobierno Felipe González en un acto en Sevilla, a la «tendencia» de llevar a los tribunales «la vida política», pues «sigue siendo tónica general», tratándose «de casuísticas delicadas y que al reiterarse creo indudablemente que llegan a afectar a la gestión municipal». La fiscal jefe hace hincapié en que este tipo de casos «determinan la continua revisión de expedientes de contratación, de forma que la Fiscalía acaba revisando de forma generalizada una gestión municipal, pervirtiendo el papel que debemos llevar en estos procedimientos». Igualmente, destaca que «en contadísimos casos», cuando el fiscal decide archivar la denuncia recibida, «se ha acudido a los tribunales por parte de los denunciantes, lo cual es un dato más que sugerente de la más que escasa convicción que guiaba la denuncia ante Fiscalía y la suficiente rentabilización por parte del denunciante del mero hecho de haber interpuesto denuncia» ante el Ministerio Público. De hecho, Segarra hace alusión a todos los casos de corrupción que en la actualidad se están investigando en los juzgados sevillanos y que son llevados por dos fiscales delegados de Anticorrupción. «Estos procedimientos van a exigir un esfuerzo inmenso para esta Fiscalía provincial», por lo que baraja «crear una sección especializada para atender estos casos», pues debido a «las características de estas instrucciones y las dificultades de coordinación que va a poder representar la intervención del fiscal en estos procedimientos». Precisamente, la Memoria recoge una «felicitación» al fiscal Anticorrupción Juan Enrique Egocheaga «por su labor rigurosa y decisiva para el resultado procesal producido» en el caso Mercasevilla. Él fue designado para ejercer la acusación ante el jurado debido a «su conocimiento exhaustivo de la causa», pues él era quien se encargó de la misma durante la investigación.

  • 1