martes, 18 diciembre 2018
19:38
, última actualización

La crisis eclipsa la hora de la SE-40

La penuria de los Ayuntamientos y la apertura del primer tramo de la ronda marcaron el año 2011.

el 30 dic 2011 / 22:34 h.

El primer tramo de la SE-40 se abrió al tráfico a mediados del pasado mes de noviembre.

La provincia pasó 2011 víctima de la crisis más profunda, que mutó de enfermedad exclusiva del ciudadano a fuerte jaqueca de unos alcaldes incapaces de hacer frente a unas cuentas que añoran los maravillosos años del boom inmobiliario. Ferias que se caían del cartel, Navidades sin luces que llenar de ilusión y plantillas municipales sin cobrar sus salarios dejaban un escenario para echarse a llorar. Y lo hizo más de un alcalde, víctima de una calculadora que sólo hacía que sacarle los colores -rojos- a sus cuentas.

La soga apretó tanto este año que la novedad es que haya algún Consistorio sin cuenta pendiente. Desde el cambio de tercio que supuso el 22-M, los alcaldes -en especial los que debutaban en el cargo- saltaron a la palestra mostrando que su alacena se encontraba vacía. Como fichas de dominó fueron mostrando sus vergüenzas uno por uno los primeros espadas de Morón de la Frontera, Benacazón, Palomares del Río, Burguillos, Mairena del Aljarafe, Écija,... Los hubo incluso que se situaron tras una pancarta, como los 18 alcaldes de IU. De ellos, hay que hacer mención aparte a dos de ellos: el alcalde de Los Palacios y Villafranca, Juan Manuel Valle, que protestó por los impagos de nóminas de su plantilla, o el de Carrión de los Céspedes, Ignacio Escañuela, que amenazó con dejar las llaves de la Alcaldía por estar al "borde de la suspensión de pagos".

La última deriva se dio en el último trimestre, con los impagos a los empleados municipales en una decena de Ayuntamientos. Todo ello pese al esfuerzo de una Diputación de Sevilla que, pese a ser cuestionada sobre su utilidad, volvió a sacar de la chistera sus planes extraordinarios contra la crisis en las haciendas locales. Sin embargo, pese a los esfuerzo de los alcaldes por recortar, se atisba un 2012 con más nubarrones de tormenta y un doble reto: que no se pierdan servicios públicos claves y que no haya despidos.

La languidez de las arcas municipales eclipsó incluso la plasmación en realidad del gran hito metropolitano: la SE-40. Nacido al abrigo del 20-N, el primer tramo de la futura ronda entre la A-4 en La Rinconada y la A-92 en Alcalá de Guadaíra se abría al tráfico el 13 de noviembre tras cuatro años de obras y se anunciaba la apertura del segundo para 2012. Pero hasta la SE-40 había sufrido antes un profundo desgaste de unos presupuestos con drásticos recortes en sus tramos en obras -siete- y el anuncio del Ministerio de Fomento de reducir el número de túneles por el elevado coste de los mismos. Una cuestión que, sin duda, será objeto de análisis para el nuevo gobierno de Rajoy. El PP, en campaña, dijo que mantendría el proyecto original, pero sin aclarar si acarrearía más ralentización.

La SE-40 compartiría el papel principal de 2011 con la inauguración del Cercanías del Aljarafe -el otro gran hito de la movilidad en la provincia- de no ser por la crisis y por la sacudida de dos elecciones que han cambiado todo el mapa político español. Todo menos el sevillano, donde el PSOE sobrevivió a las municipales y, sobre todo, a las generales, donde fue la única provincia que "salvó los muebles" junto a Barcelona. La cuota fue dilapidar el colchón de ventaja que tenían con el PP. Tal es la igualdad que una cuarta parte de los pueblos de la provincia están formada por gobiernos en minorías. El Saucejo ya cambió de alcalde a los días de la toma de posesión y hubo amagos de mociones de censura en Benacazón (donde se rompió el pacto de PP-PA) y Guadalcanal. Pero al final nadie moverá ficha... hasta las elecciones andaluzas.

  • 1